A pesar de la buena marcha del PSG, su técnico Unai Emery tiene varios fuegos que apagar.

Uno de ellos fue las diferencias entre Neymar y Canavi a la hora de tirar las faltas y los penaltis. Ahora, le ha tocado limar asperezas con el brasileño.

Según medios brasileños, el delantero exblaugrana no aguanta las sesiones de vídeo para preparar los partidos de Emery y señalaba una posible ruptura.

Tras esto, el medio francés Telefoot desvela ahora que el brasileño y su técnico mantuvieron un careo la semana pasada antes del partido de Champions League ante el Anderlecht.

La reunión entre ambos, según la misma información, fue positiva, ya que acabaron con la tensión existente.