El futbolista del París Saint-Germain y de la selección brasileña Neymar Júnior no pudo evitar romper a llorar este viernes en plena rueda de prensa en Francia al escuchar la defensa que de él hizo el seleccionador, Adenor Leonardo Bachi 'Tite'.

Neymar fue muy criticado tras el partido amistoso entre Brasil y Japón en Lille (Francia), en el que el jugador fue amonestado por responder airadamente a una entrada que recibió.

"Todos estamos expuestos. Estar en la selección, ser técnico, ser futbolista... es una visibilidad gigante. Un futbolista de alto nivel tiene esta visibilidad. Es un hecho que (Neymar) ha sufrido muchas faltas. Acabó de recibir una y ya sufrió otra. Deliberadamente se le hace falta para bloquearlo y parar el partido, para desestabilizarlo", criticó Tite.

"Hoy, Gabriel (Jesús) sufrió una secuencia de faltas con 20 minutos y vino a quejarse. Le dije que estuviera tranquilo y jugara. Neymar se equivoca porque no debe reaccionar. El árbitro correctamente mostró amarilla. Y aún más con el recurso de la tecnología, mejor todavía. Premiará lo justo, entonces, hay que hacer la cosa correcta. Haz lo correcto", le dijo Tite a Neymar.

El seleccionador recordó que él y Neymar trabajan juntos desde "hace un año y medio" y que puede "hablar de su carácter, de su grandeza en el vestuario". "Somos seres humanos, a veces sufrimos faltas y reaccionamos de forma equivocada. Yo ya reaccioné de forma equivocada en mi carrera, pero no debemos cuestionar la índole. Puedo hablar del carácter, de la índole y del gran corazón que tiene Neymar", agregó. Fue en ese momento en el que Neymar no pudo reprimir las lágrimas y se levantó de la mesa.

"Pido disculpas"

Antes de la intervención de Tite, Neymar admitió haberse equivocado en algunas ocasiones. "Soy un ser humano como cualquiera de vosotros, tengo días de buen humor, días felices, días que no, lloro, me enfado, me equivoco bastante... pero estoy aquí para aprender todos los días".

"Pido disculpas por mis errores, porque siendo un jugador de fútbol que es un ídolo para mucha gente se tiene que ser perfecto y muchas veces yo no lo soy, y ahí es donde vienen las crisis entre las personas, pero soy un chico de 25 años que viene aprendiendo mucho y todavía me voy a equivocar muchas veces. Siento que tengo que cambiar, que mejorar, no lo digo para todo el mundo, lo digo para mí", comentó.

Su relación con Cavani

Neymar aseguró que está muy feliz en su club y negó cualquier problema tanto con su entrenador, el español, Unai Emery, como con su compañero, el delantero uruguayo Edinson Cavani.

El atacante afirmó que le incomodan "las historias que se están inventando", en relación a la información que el pasado jueves publicó el diario galo L'Équipe, que apuntaba a un deterioro de la relación entre el brasileño y Emery.

"Es algo que viene incomodándome mucho, porque están inventando muchas historias que no son verdad, yo no tengo ningún problema con Cavani, no tengo ningún problema con mi entrenador, sino todo lo contrario", manifestó el futbolista, quien rompió a llorar en la rueda de prensa tras los elogios de su seleccionador, Tite.

Neymar se mostró molesto "con las invenciones" de esta semana, pero dijo no estar enfadado y afirmó que quiso comparecer ante los medios "por voluntad propia, con la felicidad de hablar, de decir lo que pienso y que se escuche mi opinión de mi propia boca".

"Es una cosa que me viene incomodando, las invenciones de los que no están dentro del club, que no están en nuestro día a día, hablan tonterías, inventan cosas, y eso acaba incomodándome. Les pido que paren, que sean correctos y ahora digo de mi boca que no hay más" problemas.

Para Neymar, sus números en el PSG "están perfectos" y dijo sentirse "muy bien, feliz, motivado para vencer en París, para ser un jugador que dé todo en el campo".

La estrella brasileña aseguró que quiere ayudar a Emery y a sus compañeros y que quiere "ser feliz". "Lo que quiero es ser feliz, no quiero incomodar a nadie, no vine a incomodar a ninguno ni a crear ninguna confusión, sino todo lo contrario, yo vine a ayudar, para sumar y también para ser importante para el equipo, hacer mi papel dentro del campo , hacer las cosas como el entrenador me manda", señaló el exjugador del Barcelona y Santos.

Neymar afirmó: "Salí del Barcelona feliz y continúo feliz. El recibimiento que recibí en París fue muy grande, todo el mundo me trató con cariño, con respeto, eso me dejó más tranquilo y mucho más feliz y queriendo más, queriendo jugar con mis compañeros y entrenar con ellos".