Mónica G.M., la asesora financiera que estafó al exjugador de fútbol Mariano Pernía, ha sido condenada por la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid a un año y medio de prisión, así como a una indemnización de 500.000 euros por un delito continuado de estafa, de acuerdo con la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

En el juicio, celebrado el pasado 26 de octubre, las partes llegaron a un acuerdo de conformidad, que obliga a la asesora a pagar, además, una multa de 5 euros diarios durante seis meses, unos 900 euros. Mónica G.M. deberá abonar los 500.000 euros de indemnización en cuatro plazos.

La Fiscalía expuso en su escrito de calificación provisional que entre los años 2013, 2014 y 2015, la asesora era conocida por dedicarse en España al asesoramiento financiero de futbolistas, en activo o no, y a personas de su entorno.

En ese contexto mantenía relaciones comerciales con Mariano Pernía, exfutbolista de la selección española de fútbol y del Atlético de Madrid y Getafe, quien, tras haber desarrollado su carrera profesional en España, se había ido, una vez retirado, a su país natal, Argentina.

Mónica G.M. recibió de Pernía, en virtud de la confianza que él mismo tenía con ella por las relaciones comerciales que mantenían, un total de 850.000 euros en diversas entregas. La asesora "le hizo creer que el dinero se emplearía en inversiones y negocios que darían rendimiento".

Sin embargo, de acuerdo con la Fiscalía, ella ingresó la cantidad íntegra en su propio patrimonio "con el claro ánimo de enriquecerse de un modo injusto e ilegal".

Cuando Pernía reclamó a la asesora esa cantidad, al comprobar que ésta no había realizado ninguna inversión "con el fin de eludir sus responsabilidades", la mujer le entregó cuatro pagarés vencidos y referidos a una cuenta que se encontraba sin fondos, siguiendo el relato del Ministerio Fiscal.