El seleccionador catarí de balonmano, Valero Rivera, no dudó en calificar el partido que le medirá este miércoles contra España, el equipo al que hizo campeón del mundo hace dos años, como el "más difícil" de su vida, máxime cuando enfrente tendrá por primera vez en su carrera a su hijo, el extremo español Valero Rivera Folch.

En la selección española hay jugadores a los que quiero mucho, porque han dado mucho al equipo cuando yo era el entrenador

"Seguramente será el partido más difícil de mi vida porque nunca he jugado contra mi hijo, pero es que además en la selección española hay jugadores a los que quiero mucho, porque han dado mucho al equipo cuando yo era el entrenador", señaló un emocionado Valero Rivera.

Emociones que el preparador catarí, que dirigió durante cuatro años a la selección española, tratará de dejar de lado en un partido en el que España y Catar, una vez sellada la clasificación para los octavos de final, pelearán por la primera plaza del grupo.

"No pienso en lo que supondría ganar a España, sino en lo que tendremos que hacer para poder llegar con opciones hasta el final del partido y superar los momentos difíciles por los que seguramente pasaremos ante España", comentó Rivera.

En este sentido, el seleccionador catarí destacó la necesidad de frenar la capacidad ofensiva del conjunto español, para lo que Valero confía tanto en su defensa como en su dos porteros, el barcelonista Danjel Saric, de origen bosnio, y el Goran Stojanovic, de origen montenegrino.

"Tenemos dos grandes porteros y cuando uno no está bien puede aparecer el otro. Y mañana serán muy importantes, al igual que la defensa, porque España tiene mucha facilidad para hacer gol y veremos si somos capaces de frenarles, porque nunca podremos llegar a los goles que ellos hagan", explicó el técnico.

Una selección española en la que milita su hijo, el extremo del Nantes francés Valero Rivera Folch, uno de los fijos en los planes del equipo español y al que, como recordó, él ya hizo debutar en 2012, en un decisión no exenta de polémica.

"Cuando empezó Valero a jugar no lo querían, cuando llevé a Ariño me llovieron las críticas. Yo de eso me acuerdo, porque sé lo que entonces se dijo. Hay jugadores que se han hecho grandes en la selección, porque no lo eran cuando llegaron. Por ejemplo, Maqueda no era el mismo cuando debutó que cuando se proclamó campeón del Mundo", afirmó el preparador.

Valero Rivera destacó, igualmente, el hecho de que en estos momentos figuren entre los dieciséis elegidos por Manolo Cadenas para disputar el Mundial más jugadores procedentes de su agencia de representación, que cuando él dirigía al equipo español, otra de las críticas que le persiguió durante su etapa como seleccionador.

"Un apunte, creo que ahora hay más jugadores de mi empresa que antes, eso para el que lo quiera leer que lo lea, porque tuve que aguantar mucho y de una manera injusta. Afortunadamente hemos quedado campeones del Mundo porque hubo mucho trabajo", concluyó el técnico.