De todas las mascotas, sólo sobrevivieron una gata, una tortuga y un conejo. Sobre los dueños de la tienda pesa una orden de busca y captura.