El teniente de la Marina Gary Gross se ha convertido en el primer militar homosexual que se casa en Estados Unidos, un minuto después de que caducara, la pasada medianoche, la ley que prohibía a personas abiertamente homosexuales en las Fuerzas Armadas.

El Pentágono dedicó meses a cursos de información para casi dos millones de militares Para la boda, Ross, de 33 años, y Dan Swezy, de 49, viajaron desde Tucson, Arizona, hasta Vermont, uno de los seis Estados donde se ha legalizado el casamiento de personas del mismo sexo.

El teniente Ross, que concurrió a la ceremonia ante un pequeño grupo de familiares y amigos con su uniforme militar de gala, y quien es su compañero desde hace 11 años, el civil Swezy, eligieron también Vermont por la diferencia de huso horario que les permitió casarse dos horas antes.

"Fue una ceremonia hermosa", dijo Ross al diario Burlington Free Press y, refiriéndose a su relación de pareja, añadió que "finalmente, es oficial".

El Pentágono ha dedicado meses a cursos de información e instrucción para casi dos millones de miembros de las Fuerzas Armadas al aproximarse la abrogación (derogación total) de la ley que prohibía que personas homosexuales que lo hubieran reconocido públicamente siguieran en las filas militares.

Las Fuerzas Armadas ya habían iniciado la recepción de solicitudes de ingreso de personas que se declaran homosexuales, pero solo a partir de este martes comenzará el trámite de aceptación o rechazo de candidatos.

La boda la ofició el juez de paz Greg Trulson en la cabaña de la Logia Moose Meadow, en Duxbury, unos 25 kilómetros al noroeste de Montpelier, donde se llevó a cabo también la primera boda de homosexuales civiles en 2009.

Levantan la prohibición en el Ejército

El Gobierno de Estados Unidos levantará este martes oficialmente la prohibición a los homosexuales en las Fuerzas Armadas, poniendo fin a una controvertida medida que data de 1993 y que obligó a la expulsión de más de 13.000 soldados.
Se calcula que los homosexuales representan el 2,2% de la fuerza militar

De ahora en adelante, el Pentágono permitirá que los hombres y mujeres homosexuales puedan prestar abiertamente servicio militar sin temor a represalias o a expulsión.

El Pentágono dijo el lunes que ya ha comenzado a aceptar solicitudes de ingreso de homosexuales y sólo está a la espera del levantamiento de la veda.

"Nadie debe quedarse con la impresión de que no estamos preparados... es algo para lo que (las Fuerzas Armadas) se prepararon, ha estado en la prensa durante meses. La fecha del 20 de septiembre no ha sido un misterio", dijo el portavoz del Pentágono, George Little.

Según un estudio del Instituto Williams, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), hay unos 48.500 hombres y mujeres homosexuales y bisexuales en servicio activo o en las reservas de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, y otros 22.000 se encuentran en las fuerzas de reserva y retirados.

En total, son más de 70.500 homosexuales, que, a su vez, representan el 2,2% de la fuerza militar de EE.UU., según ese estudio.

Adiós al "no preguntes, no digas"

En diciembre pasado, el Congreso aprobó la ley que efectivamente revocó la política conocida como "no preguntes, no digas" (que permitía a los homosexuales permanecer en el Ejército mientras no revelasen su orientación sexual), y el presidente Barack Obama la promulgó ese mismo mes.

Sin embargo, la promulgación de la ley no significó el fin inmediato de esa política (implementada durante la presidencia de Bill Clinton), porque el Pentágono debía primero poner en marcha un extenso período de certificación y preparación hacia las nuevas directrices.

El levantamiento de la veda a los homosexuales fue una promesa electoral de Obama en 2008, pero enfrentó gran oposición de grupos conservadores.

Ahora, grupos defensores de los derechos humanos en todo el país, entre ellos la Red de Defensa Legal para Soldados, han preparado celebraciones para festejar el comienzo de una nueva era que, a su juicio, honrará las contribuciones de todos los estadounidenses que, independientemente de su orientación sexual, pueden y quieren prestar servicio militar.