Ryo Arai (Tokio, 1958) e Itaro (Chiba-Japón, 1961) son una pareja de artistas que formalmente utiliza técnicas del siglo XVII, pero adaptadas en contenido y tema al presente. Ambos están convencidos que los procesos artísticos del pasado son aplicables en estos tiempos y que es necesario escrutar y desarrollar viejas formas artesanas a punto de desaparecer.

Practican artes humildes, como llaman en Japón a algunas disciplinas altamente creativas basadas en la artesanía y la destreza manual, el hariko, que utiliza el papel maché, y el netsuke, que está basado en el grabado en madera.

El origen de las dos disciplinas está situado en el llamado período Edo, una época histórica japonesa que comenzó en 1603 con el declive político y económico de los samuráis. Los artistas destacan que el hariko y el netsuke están "en peligro de desaparición".

Hace cuatrocientos años

La exposición, Essence of Edo (La esencia de Edo), en la galería ICN de Londres, reunió las extraordinarias figuras en papel maché de Arai, un artista figurativo que basa su obra en los juguetes de este material que fabricaban artesanos de hace 400 años.

La novedad es que Arai esculpe con papel personajes de antiquísimas historias japonesas de fantasmas, dándoles una apariencia moderna y actual. Son figuras con aspecto de elfos y goblins que traen al mundo la desgracia o el anuncio de malos tiempos y calamidades.

El realismo de las pequeñas esculturas, animales caricaturescos o seres humanos evanescentes, es casi fotográfico y resulta dudoso pensar, en una primera mirada, que estén realizadas en papel.

Itaro hace grabado en madera y esculturas en el mismo material. Sus temas recobran algunos de los diseños de los juguetes de latón que Japón exportó a Occidente tras la II Guerra Mundial y ahora adquieren un significado "irónico" dado el crecimiento económico del país. Para todos los grabados usa material acrílico semitransparente que permite el paso de la luz al estilo de las tradicionales linternas japonesas.