El conseller catalán de Interior, Felip Puig, ha vuelto a defender la actuación de los Mossos que detuvieron al ciudadano de Manresa que murió poco después tras un colapso cardiorespiratorio provocado durante la detención.

Sin resistencia durante la detención, esta situación no se habría producidoHa asegurado que no habría muerto si no hubiera opuesto tanta resistencia. "Estoy convencido de que, sin resistencia durante la detención, esta situación no se habría producido", ha afirmado este lunes el titular de Interior de la Generalitat en rueda de prensa, donde ha defendido en todo momento el seguimiento escrupuloso de los protocolos por parte de los agentes.

"Según mis informaciones, se produjo una situación de exceso de resistencia y de agresividad", ha asegurado Puig, y ha remarcando que tuvieron que intervenir hasta cinco agentes en su detención, y que la víctima intentó hacerse con el arma de uno.

Ha lamentado la muerte del hombre y ha admitido que es incluso "lógica" la reacción de la familia, que ha anunciado que interpondrá una denuncia a los mossos. A Puig le consta que la juez ya está instruyendo diligencias: "Es obvio que la justicia debe instruir el correspondiente expediente, y desde la Generalitat facilitaremos toda la información".

Investigación de oficio

Es obvio que la justicia debe instruir el correspondiente expedienteAdemás, ha recordado que, como siempre se realiza en este tipo de situaciones, la Conselleria de Interior ha encargado una investigación de oficio, aunque ha subrayado que mantiene su plena confianza en la actuación policial mientras no se demuestre lo contrario. Defiende que "a priori la policía siempre cumple escrupulosamente las normas" durante las detenciones, un tipo de actuación que es de las más frágiles y delicadas que lleva a cabo la policía, ha subrayado. El conseller ha recordado que sobre este ciudadano.