El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, y su mujer, la infanta Cristina, destinaban 52.000 euros cada trimestre a pagar la hipoteca de su casa en el año 2004, una deuda que empezó abonando en principio en su mayor parte la infanta y cuyo grueso acabó asumiendo su marido.

El matrimonio recibió 3,4 millones de euros como préstamo hipotecario En unos folios manuscritos contenidos en el sumario de la pieza sobre el Instituto Nóos del caso Palma Arena, constan una serie de anotaciones sobre la contabilidad del matrimonio y la manera en que hacía frente a su hipoteca, así como sus ingresos anuales por diferentes conceptos.

En concreto, se indica que abonaron a medias 400.000 euros en concepto de arras para la compra de la casa y luego comenzaron a pagar la hipoteca de forma que la infanta abonaba tres cuartas partes de la deuda y el resto, su marido.

Siguiendo este esquema abonaron 1,8 millones de euros de un total de 3,4 millones que recibieron como préstamo hipotecario, con lo que a fecha de 5 de noviembre de 2004 aún debían 1,6 millones.

A partir de ese momento, el "plan de reducción de la hipoteca" contenido en el manuscrito refleja que Urdangarin se haría responsable de tres cuartas partes de la deuda (39.000 euros cada trimestre) y su esposa de una cuarta parte (13.000 euros).

En estos folios también se indican los ingresos que cada uno percibía y se desglosan en diferentes conceptos.

En el caso del duque de Palma, se apunta que cobraba 200.000 euros al año de "Londres", 100.000 más de "París" y otro dinero, que no se detalla, del Instituto Nóos, que, según consta, "va a Aizoon", una inmobiliaria propiedad al 50 por ciento del matrimonio investigada por supuesto desvío de fondos públicos.

En cuanto a la infanta Cristina, se dice que ganaba 72.000 euros anuales de la "Casa R. (Real)" y 90.000 más de La Caixa, entidad en la que trabajaba.

También se explica que ambos habían abierto una cuenta en La Caixa para "uso corriente", de la que salía una vez al trimestre el pago de la hipoteca.

Préstamo hipotecario

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, y su esposa, la infanta Cristina, prestaron 400.000 euros al socio del primero, Diego Torres, para ayudarle a comprar su vivienda en Sant Cugat del Vallés (Barcelona), que le costó 1,5 millones de euros.

Diego Torres compró su casa por 1,5 millones de euros Así consta en la declaración que Torres prestó ante el grupo de Delincuencia Económica de la Policía Judicial en Barcelona el pasado 8 de noviembre, que figura en la pieza separada del sumario del caso Palma Arena dedicada al Instituto Nóos sobre la que se ha levantado el secreto del sumario.

Pese a que en un primer momento de su declaración Torres sostiene que "nunca recibió un préstamo" de su socio, al exhibirle un contrato firmado el 16 de diciembre de 2004 en el que él y su esposa reconocían adeudar a los duques de Palma 400.000 euros, el imputado manifestó que "si lo que pone en la hoja es cierto, es que fue así", aunque dijo que no lo recordaba "al cien por cien".

Tampoco se acordaba Torres de cómo devolvió el dinero, si bien explicó que era una "especie de préstamo puente" mientras esperaba recibir la hipoteca de su casa, que le costó 1,5 millones de euros y para cuyo pago empleó un préstamo hipotecario de 1,2 millones de euros y 400.000 euros procedentes de la venta de un antiguo piso suyo.

Además del contrato de reconocimiento de deuda, al imputado se le mostró también la carta de pago, ambos documentos se intervinieron en el domicilio particular de Torres, que fue firmada el 17 de mayo de 2006 y en la que Urdangarin manifestaba haber recibido los 400.000 euros que él y su esposa les habían prestado en 2004.

Al igual que con el otro documento exhibido, el exvicepresidente del Instituto Nóos dijo que no recordaba "la operación que aparece reflejada" hasta ese momento.

Ningún miembro de la junta directiva (del Instituto Nóos) cobra salarios La Fiscalía Anticorrupción sospecha que el supuesto desvío del dinero público que imputa a Urdangarin y Torres se produjo en el marco de dos convenios firmados en 2005 y 2006 con el Gobierno balear por los que el Instituto Nóos recibió 2,3 millones de euros para organizar un foro deportivo.

Según consta en otra declaración prestada por Torres ante el juez de instrucción número 3 de Palma José Castro el pasado 11 de julio, tanto él como Urdangarin no cobraban salarios por sus cargos de vicepresidente y presidente del Instituto Nóos, sino por los servicios que ambos prestaban "puntualmente", a través de empresas de las que eran administradores, para desarrollar proyectos.

Algunas de las sociedades mediante las cuales los imputados facturaban servicios eran Nóos Consultoría Estratégica S.L., de la que era administrador Torres, y la inmobiliaria Aizoon, propiedad de los duques de Palma.

En relación al primer convenio, Torres aseguró al juez que habría "llegado a facturar" unos 80.000 euros por los estudios realizados por su consultora, y añadió que desconoce "lo que haya podido facturar" el yerno del Rey.

"Ningún miembro de la junta directiva (del Instituto Nóos) cobra salarios", afirmó Torres, que recalcó que "solo (cobran) los honorarios por los servicios que puntualmente prestan".

Sobre el segundo convenio suscrito en 2006 con la administración de Jaume Matas, Torres manifestó que por aquella fecha Urdangarin ya no era el presidente de Nóos y tampoco ejercía ningún otro cargo, además de haber dejado de facturar a través de Aizoon.

Sin embargo, en esa ocasión su empresa consultora cobró "una cantidad más o menos igual", de 80.000 euros, que la facturada en el primer convenio.