El acusado de matar a 11 ancianos en la residencia La Caritat de Olot (Girona), Joan Vila, ha asegurado que cree que no es culpable y que "no tiene que pedir perdón por nada" porque tiene la sensación de haber ayudado a personas.

Vila afirma que cualquier persona en su situación habría hecho lo mismo En una entrevista en El Punt Avui, ha asegurado que no le parece que haya hecho "nada malo" y que quizá cualquiera que se hubiera encontrado en su lugar ante ancianos en fase terminal hubiera hecho lo mismo.

Vila, que se encuentra en prisión desde octubre de 2010 y que cree que es una "buena persona", ha afirmado que quería mucho a los ancianos y que para él lo que hizo era lo "correcto", aunque quizá él no era la persona indicada para hacerlo.

Pere Puig: el antecedente

Ha afirmado que él no puede pedir perdón como Pere Puig, condenado por matar a tiros a cuatro personas en Olot, y ha asegurado que no podría "asimilar" pasar 25 años en prisión como los que le han impuesto a Puig.

Yo querría poder estar en casa, sin moverme. Un arresto domiciliario El autor confeso de las muertes ha asegurado que no le interesan las ofertas que le han hecho para escribir su historia, y que lo único que quiere es "mirar de salir y hacer vida normal".

"Yo querría poder estar en casa, sin moverme. Un arresto domiciliario", ha expuesto Vila, quien ha dicho que echa de menos a sus padres y que siempre había pensado que cuidaría de ellos para evitar que tuviesen que estar en un geriátrico.

Ha asegurado que siempre ha dicho "la verdad" ante los Mossos d'Esquadra y el juez, y que así continuará haciéndolo en el juicio que se celebrará en la Audiencia de Girona.