El 54% de los españoles no contempla la opción de cambiar su país de residencia para solucionar su situación económica y laboral de cara a 2012, según una encuesta realizada por Ipsos entre trabajadores de 18 a 64 años de 24 países.

Así, la encuesta revela que el 46% de los españoles sí se mudaría a otro país por un empleo, pero dentro de ellos, solo el 16% se muestra decidido al cambio, en tanto que el 30% únicamente se lo plantea como una posible alternativa ante la difícil situación económica actual.

Para el 68%, el aliciente del cambio es la garantía de poder volver al puesto actual en EspañaSegún la encuesta, la decisión de cambiar de país para trabajar está muy condicionada por los incentivos que el nuevo puesto de trabajo les pueda ofrecer.

Así, el principal aliciente para el 68% de los españoles a la hora del cambio es la garantía de poder volver al puesto actual en España al cabo de dos años y con apoyo en el traslado por parte de la compañía.

Para el 64% de los españoles, otro factor clave sería la posibilidad de que la compañía le ofreciese billetes de avión gratis para ellos y su familia con el fin de poder volver a España a lo largo del año.

Regreso y familia por encima del sueldo

Estas dos razones están "sorprendentemente" por encima de la posibilidad de incrementar su sueldo un 10% con el cambio, que es la tercera opción más valorada (63%), según el estudio.

Los trabajadores de países emergentes son los que más emigrarían para mejorar su situación Los trabajadores de los países emergentes son los que contemplan en mayor medida la opción de mudarse para mejorar su situación económica y laboral.

De hecho, el 71% de los brasileños se muestra dispuesto a ello, seguidos por indios (67%), sauditas (67%), mexicanos (63%) y rusos (62%).

Por el contrario, europeos y americanos son los menos dispuestos a trasladarse. Así, solo el 30% de suecos y estadounidenses darían ese paso, así como el 33% de los belgas, el 35% de los alemanes, el 36% de los británicos o el 37% de los franceses.