El Gobierno aprueba este viernes una reforma laboral que simplificará las modalidades de contratos, que cambiará el modelo de formación profesional y que reorientará las bonificaciones a la contratación para que el empleo llegue a los jóvenes.

Además, modificará las políticas activas de empleo y disminuirá las prejubilaciones, menos para casos excepcionales, al tiempo que pondrá freno al uso de las prestaciones por desempleo como mecanismo de jubilación encubierta.

Estas son las grandes líneas que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha avanzado y de la que el Consejo de Ministros dará cuenta con detalle.

Indemnizaciones

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, no obstante, ha avanzado que será una reforma "extremadamente agresiva" y que reducirá las indemnizaciones por despido y flexibilizará la negociación colectiva.

Elevarán del 80% al 100% del dinero que un desempleado puede utilizar para montar un negocio De todas formas, Báñez ha descartado implantar un contrato único, porque lo considera "inconstitucional", así como poner en marcha los "miniempleos" que tienen una jornada reducida y salarios inferiores.

De la formación profesional, la ministra ha dicho que creará la denominada "cuenta formación" que acompañará al trabajador toda la vida laboral.

La reforma laboral que aprobará el Ejecutivo incluirá la elevación del 80% al 100% del dinero por prestación que un joven desempleado puede utilizar para montar un negocio como autónomo.

Huelga general

Báñez, que no ha adelantado detalles de la reforma, sólo ha dicho que será "completa, equilibrada, operativa y útil", mientras que los sindicatos se quejan de que el Gobierno haya vulnerado el derecho de las centrales sindicales a la información.

La reforma de será la decimosexta modificación de la legislación laboral aprobada desde la democracia. La última fue la reforma del gobierno socialista aprobada el 9 de septiembre de 2011 y que le costó una huelga general.

Esta modificación pretendía reducir la dualidad y la temporalidad y también revisaba las políticas de bonificación a la contratación e incluía un programa de empleo para jóvenes, así como el fomento de la reducción de la jornada laboral como alternativa al despido.