España apuesta por ser algo más que un destino de sol y playa; no solo pensando en el turistas extranjero, también en el nacional. Montaña, nieve, turismo rural, turismo deportivo, etc. Hay muchas opciones. Una de ellas, y en auge, es el turismo enológico.

El vino, el buen beber, está de moda. Y ya no basta con descorchar una buena botella y disfrutarla. Muchos aficionados quieren conocer el proceso, los viñedos, las bodegas. Así, no es de extrañar que el turismo enológico está cobrando más fuerza.

El turismo enológico se impone para estancias cortasEl puente de San José, Semana Santa y los fines de semana son los momentos en los que más se ha notado el aumento de turistas que han optado por hacer rutas por viñedos y catas de vino. El perfil es de público nacional y con estancias cortas o de fines de semana.

Según el presidente de la Asociación Española de Enoturismo y Turismo Gastronómico, José Antonio Cruz, el turismo del vino es una de las opciones que más españoles eligen para disfrutar de una escapada: "La demanda de este tipo de viajes se ha incrementado respecto a años anteriores".

Uno de los motivos a los que se debe este "creciente interés" está motivado –explica Cruz, de la agencia entrevinos– por la situación económica que viven los españoles, ya que optan por quedarse dentro del país antes que hacerlo a otros destinos.

Puente de San José, Semana Santa y fines de semana, periodos más habitualesEl director del buscador de bodegas y destinos de enoturismo Viajerosdelvino, José Lacomba, asegura que los 'enopacks' (visita a bodega más estancia en hotel) "son un producto muy demandado y, a pesar de la crisis, es un tipo de viaje con un público concreto que opta por ello".

Lo cierto es que el número de consultas en esta web se ha incrementado entre un 30% y un 40% respecto al año pasado. Los destinos ubicados en Ribera del Duero son los más demandados, aunque últimamente ha cobrado mucha fuerza los situados en la Comunidad Valenciana (una alternativa al turismo de sol y playa).

No solo es vino. A la cata se le vienen sumando otras alternativas como son los paseos a caballo por los viñedos o sobrevolarlos en globo, y a ello hoteles con todas las comidades, con spa y con restauración de primer nivel. 

Ahora hace falta dar a conocer este nuevo modo de viajar a nivel europeo, y abrir el perfil (ahora casi exclusivamente de turistas españoles) al turismo extranjero. Algunos de los mejor vinos del mundo esperan.