Llegaron para elevar sus protestas al pleno municipal y acabaron enfrentándose a la policía. La manifestación de los astilleros de Sevilla se saldó con 32 heridos, entre policías y empleados, dos detenidos y daños materiales en el Consistorio.

Pasadas las 10.30 horas, unos 130 trabajadores irrumpieron en el Consistorio para mostrar su desacuerdo con la venta de los astilleros de Izar. El Ayuntamiento tuvo que cerrar sus puertas.

Los manifestantes comenzaron entonces a arrojar piedras y la Policía Nacional cargó contra ellos. Dos trabajadores tuvieron que ser trasla- dados al hospital, otra decena sufrió contusiones y 18 agentes resultaron heridos. Además, dos personas fueron detenidas por agredir a los agentes. Los manifestantes trasladaron sus protestas ante los juzgados para exigir la libertad de sus compañeros. A las 18.00 h prestaron declaración y a las 20.00 h fueron puestos en libertad con cargos. Los astilleros de Izar de Gijón pararon su actividad y los de Sestao (Vizcaya) se concentran hoy en solidaridad.

Los bomberos, desalojados

Los empleados de Astilleros no fueron los únicos que protestaron ayer en el Ayuntamiento. Los bomberos y los representantes sindicales de los trabajadores municipales también asistieron al Pleno y fueron desalojados. Interrumpieron la sesión en distintos momentos con sus protestas.