El incendio declarado este domingo en el Paraje de Las Minas en Hellín (Albacete) se ha extendido al municipio de Calasparra (Murcia).

Un destacamento de la Unidad Militar de Emergencias (UME) procedente de Sevilla se ha trasladado a la zona para intervenir en las labores de extinción del incendio.

La unidad desplazada está compuesta por 107 soldados y 33 vehículos, de ellos 19 son autobombas, cinco nodrizas y cinco vehículos de transporte.

El fuerte viento ha propagado con rapidez las llamasLos 30 medios aéreos que por la noche tuvieron que retirarse del incendio que sigue activo en Hellín (Albacete) han vuelto al trabajo en la zona, donde en estos momentos siguen trabajando 218 personas y un total de 54 medios para controlarlo.

Según han informado fuentes de la Consejería de Agricultura, trabajan en el lugar de las llamas siete aviones de carga en tierra, 14 helicópteros de extinción, cinco aviones anfibio y cuatro aeronaves de observación.

Además, cuatro equipos de maquinaria pesada, 17 retenes terrestres, 17 retenes terrestres con vehículo autobomba, cinco patrullas de vigilancia, tres retenes de maquinaria pesada, nueve retenes helitransportados, tres equipos de coordinación, 10 equipos de coordinación y prevención y agentes medioambientales.

El fuego ha obligado a desalojar la también pedanía hellinera de 'Las Minas', en la que viven unas 200 personas y está a 29 kilómetros de distancia.

Las llamas se extendieron el domingo al Cerro Salmerón, en el término municipal de Moratalla (Murcia), donde ya han calcinado alrededor de 300 hectáreas y se han tenido que desalojar a 17 vecinos de la zona, según han informado el director general de Protección Civil de Murcia, Luis Gestoso.

El incendio se inició el domingo en el paraje conocido como presa de San Diego un remanso de agua del río Mundo, y las llamas se propagaron gran rapidez, debido al fuerte viento que en esos momentos reinaba en la zona.

Controlado otro incendio de Barcelona

Por otro lado, los bomberos de la Generalitat han controlado el incendio de Prats de Rei (Barcelona), que desde este viernes ha calcinado 909 hectáreas, según el último recuento de los Agentes Rurales.

El incendio obligó el viernes a evacuar a unas 90 personas y se inició cerca de la carretera BV-1031. Ha calcinado una superficie de 909 hectáreas, de las que un 80% son de vegetación agrícola y el 20% restante de vegetación forestal, en los municipios de Prats de Rei, Sant Pere Sallavinera y Aguilar de Segarra, entre las comarcas barcelonesas del Anoia y el Bages.

El sindicato agrario Asaja ha cuantificado en 1,4 millones de euros las pérdidas económicas por la quema de campos de cereales en los incendios agrícolas de Tàrrega (Lleida) y Prats de Rei (Barcelona), en plena época de cosecha.