La ratificación por parte del Tribunal Constitucional de la ley que regula el matrimonio homosexual culmina uno de los grandes "avances" en el reconocimiento de los derechos de las personas homosexuales, aunque el colectivo aún denuncia "zancadillas en el camino".

Desde que en 2005 entró en vigor la ley que dio luz verde al matrimonio entre personas del mismo sexo, se han registrado, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), 22.442 bodas bodas homosexuales —hasta el 31 de diciembre de 2011— que podrían ser más, puesto que estas cifras solo incluyen los registros civiles que están informatizados y no los más de 7.600 Juzgados de paz que también ofician estas ceremonias.

España fue el tercer país en el mundo en aprobar el matrimonio homosexual. El primero de ellos fue Holanda en 2001, seguido de Bélgica (2003).

"La ley supuso un antes y un después", asegura el secretario general de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Jesús Generelo, quien añade que tras la aprobación de la norma tanto la sociedad como los legisladores comprendieron "que había que dar pasos adelante para conseguir la igualdad y dignificación de las minorías sexuales".

Piedras en el camino

Desde la puesta en marcha de la ley, las parejas homosexuales también pudieron adoptar, de hecho, según datos de la Dirección General de los Registros y del Notariado, del Ministerio de Justicia, desde 2006 se han contabilizado 160 adopciones.

La Seguridad Social basa las prestaciones por maternidad o paternidad en si se adopta o se da a luz un hijo y nosotros no hemos hecho ninguna de las dos cosas Sin embargo, la ley dejó entonces fuera la regulación de la gestación subrogada, aunque hace un año el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya permitió inscribir a los niños nacidos en el extranjero a través una madre de alquiler en el Registro Civil español.

Antonio Vila-Coro, junto con su pareja, fue uno de los primeros españoles que logró registrar a su hija nacida hace dos años en Estados Unidos con una madre gestante después de "mucho tiempo" intentando que esta forma de ser padres fuera reconocida en España.

Vila-Coro señala que a pesar de este avance, "la lucha" que les queda ahora es que les reconozcan a las parejas que optan por esta vía las prestaciones por maternidad y paternidad: "La Seguridad Social se basa en que estas prestaciones tienen su origen en si se adopta o se da a luz un hijo y nosotros no hemos hecho ninguna de las dos cosas", señala Vila-Coro, quien estima que en este momento es una de las "discriminaciones" contra las que lucha el colectivo homosexual.

Hechos como este, reflejan, a juicio del secretario general de la FELGTB, que las facilidades con las que cuentan los matrimonios heterosexuales no son las mismas que para las formadas por gays o lesbianas. "Esto sucede todo el rato, son pequeñas trabas administrativas, pequeñas zancadillas que nos ponen", subraya Generelo.

Reivindicaciones

Generelo apunta que con la llegada del PP al poder y de los recortes sociales, el colectivo está preocupado por el lugar que ocuparán a partir de ahora la educación y el sida.

La lucha contra el sida debe quedar fuera de los recortes Respecto a la educación, el secretario de la FELGTB califica de "absolutamente inaceptable" que en los currículos escolares no se hable "en absoluto" de la diversidad sexual y familiar, a pesar de que "es una realidad que existe y debe respetarse".

En su opinión, ni el Gobierno ni la sociedad tiene "una conciencia clara" de que este asunto tenga que tratarse desde las aulas: "Ojo, no estamos hablando de ninguna promoción de ningún estilo de vida, estamos hablando de trabajar el respeto a la diversidad", reitera.

La lucha contra el sida también está muy presente en las reivindicaciones del colectivo, de hecho la FELGTB reclama un Pacto de Estado en esta materia, puesto que considera que es una cuestión de salud pública "en la que no puede entrar la ideología" y debe quedar "fuera de los recortes".