La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) ha registrado en la Dirección de Tributos del Gobierno de Canarias las alegaciones contra el proyecto de orden donde se modifica los índices y módulos en el régimen simplificado del Impuesto General Indirecto de Canarias (IGIC).

En este sentido, la CCE ha mostrado su preocupación por la "fuerte subida" de los módulos en el régimen simplificado del IGIC. En las alegaciones la Confederación quiere mostrar su "pesar por el fuerte incremento fiscal" previsto, ya que será aplicable a partir de la autoliquidación del cuarto trimestre de 2012, que supondrá en muchos de los casos, de "entre el 20 y 40 por ciento".

Añade, en un comunicado, que de llevarse a cabo este aumento, se complica "aún más" la supervivencia de las pequeñas empresas y los autónomos, que son los "principales sujetos pasivos del impuesto y base" sobre la que se sustenta el tejido productivo del archipiélago.

Finalmente, señala que el impacto del citado aumento resultará "aún mayor, si cabe, debido a la actual fragilidad del consumo", ya que la CCE considera que se acelera así "el desgaste de la actividad y el empleo de las empresas canarias".