Al menos 30mineros que se manifestaban en la mina sudafricana de Lonmin Platinum, en la provincia Noroeste, murieron este jueves por disparos de las fuerzas de seguridad, según ha confirmado el ministro sudafricano de Policía, Nathi Mthethwa.

Mthethwa declaró a la emisora Talk Radio 702 que hubo también "muchos" heridos en la mina de platino, situada a unos 100 kilómetros de Johannesburgo, donde los agentes abrieron fuego contra trabajadores armados con machetes y palos.

"La Policía hizo todo lo que pudo, pero la gente (mineros) dijeron que no se marchaban y que estaban dispuestos a luchar", comentó el ministro sobre un suceso que ha causado conmoción en Sudáfrica y ha evocado la violencia del "apartheid", el régimen de segregación racial impuesto por la minoría blanca hasta 1994.

Se desconoce por el momento si algún policía perdió la vida durante la violenta jornada de huelga de este jueves, al igual que tampoco se ha concretado cuántos han sido víctimas de los disparos de la policía, y cuántos son resultado de enfrentamientos entre los propios mineros.

Los disturbios en la mina de Lonmin, situada en la localidad de Marikana, en la provincia del Noroeste, comenzaron el pasado viernes y hasta este miércoles habían fallecido 10 personas en incidentes violentos entre los propios huelguistas y enfrentamientos de los mineros con las fuerzas de seguridad.

El conflicto se inició como resultado del enfrentamiento entre dos sindicatos rivales, la mayoritaria Asociación de Trabajadores de la Minería y la Construcción (AMCU) y la Unión Nacional de Mineros (NUM), que comenzaron el viernes pasado tras el inicio de una huelga. Seis mineros, dos policías y dos guardias de seguridad murieron durante estos disturbios.

La Policía ha desplegado desde entonces un amplio dispositivo para contener a los manifestantes, que la prensa sudafricana cifra en al menos 3.000 personas. La NUM y AMCU se han enfrentado con anterioridad para tratar de obtener un mayor número de afiliados en las explotaciones sudafricanas.

El presidente, consternado

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se ha mostrado "impactado" y "consternado" por los enfrentamientos. En las imágenes grabadas en el lugar de los enfrentamientos se ve a varios agentes disparando con armas automáticas contra un grupo de hombres que, tras salir de detrás de un coche, corre hacia la Policía. De confirmarse el alto balance de víctimas, se trataría de una de las operaciones policiales más sangrientas desde el fin del apartheid.

Zuma ha ordenado a las agencias de seguridad que hagan "todo lo posible" para controlar la situación y procesar a los autores de la violencia, según un comunicado de la Presidencia.  El secretario general de la Asociación de Mineros y Trabajadores de la Construcción (AMCU), Jeffrey Mphahlele, ha acusado a la Policía de cometer una masacre. "No había necesidad de que esas personas muriesen así", ha dicho el líder de este grupo radical, que representa a la mayoría de los mineros huelguistas.

La Policía ha dicho que tras haber intentado mantener conversaciones con los líderes de AMCU durante varios días, y no conseguirlo, no tuvo otra opción que "dispersarlos por la fuerza". "Es un día desafortunado", ha declarado el portavoz de la Policía, Dennis Adriao.