La detección de "graves deficiencias" en la atención prestada y las condiciones de una residencia de mayores y de otra de grandes dependientes en Fuente Vaqueros (Granada), ha llevado a la Delegación de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Granada a acordar, como medida cautelar, la clausura de los centros, de los que es titular la entidad Instituto Geriátrico Fénix S.L.

Se trata de la 'Residencia de Mayores Granada II, Grupo BBS' y 'Residencia de gravemente afectados, Granada III, Grupo BBS', con un total de 81 usuarios, que ocupaban una plaza concertada por la Junta de Andalucía con estos servicios y que serán trasladados a otras instalaciones donde se les seguirá ofreciendo atención en las distintas condiciones: 29 en plazas de personas gravemente afectados y 52 en residencia de personas mayores; de manera que no se van a ver afectados por este cierre y seguirán recibiendo la atención en condiciones de seguridad, calidad de la prestación, proximidad y evitar la dispersión.

La clausura de estos centros obedece, según ha informado en un comunicado la Delegación, a la obligación de la Consejería de Salud y Bienestar Social de velar por las condiciones en las que las personas mayores o personas dependientes reciben la atención en centros e instituciones, para lo que, periódicamente realiza inspecciones en las instalaciones en las que se comprueba la calidad de la atención prestada, las condiciones higiénicas, la adecuación de espacios a las especiales necesidades o la ratio de profesionales respecto a los usuarios.

De esta labor de inspección, según la Administración Autonómica, se desprenden "graves incumplimientos" detectados "que afectan directamente a la atención integral y al bienestar de las personas usuarias del centro", por lo cual, la Delegación de Salud y Bienestar Social "ha venido apercibiendo a la dirección de estos centros para la subsanación de estos problemas sin hallar resultados satisfactorios".

La Junta ha querido dejar claro ante usuarios, familiares, trabajadores y opinión pública en general que esta decisión de cierre "obedece única y exclusivamente a los graves incumplimientos y deficiencias detectadas y que podrían constituir infracciones graves tipificadas en la normativa vigente".

Esto, "unido a la reitera falta de atención e incumplimiento a los sucesivos requerimientos realizados por los equipos de inspección para la subsanación de las deficiencias observadas, tanto en las condiciones, requisitos y obligaciones como en las prohibiciones que se establecen en la normativa reguladora de la atención, seguridad y protección de los derechos de las personas usuarias de estos establecimientos".