La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge este jueves el juicio contra cuatro acusados de extorsionar a un anciano, de quien consiguieron un botín de cerca de 9.000 euros, bajo amenazas de muerte, hechos por los que se enfrentan a una petición fiscal de entre tres años y nueve meses de prisión y 24 años.

A los dos principales procesados, de iniciales J.M.C.C. y J.M.O.M., se les atribuye robo con violencia en casa habitada y tentativa del mismo delito, otro continuado de extorsión y dos delitos de detención ilegal, por los que se enfrentan a 23 años y once meses de cárcel. Al tercer procesado, de iniciales J.G.C., se le imputa un continuado de extorsión y dos delitos de detención ilegal, por los que el fiscal solicita una pena de 12 años y medio, mientras que para el cuarto pide tres años y nueve meses de prisión, por el continuado de extorsión, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos se remontan a los primeros días del pasado mes de noviembre de 2011, cuando los dos primeros accedieron al 'Cortijo los Bartolos, en la cortijada de Montenegro, perteneciente a la localidad granadina de Mecina Bombarón. Una vez en el interior de su casa, exigieron al anciano la entrega de todo el dinero que tuviera, amenazándolo con matarlo si no lo hacía. Sin embargo, el hombre no tenía en ese momento cantidad alguna, a lo que los procesados le conminaron a que al día siguiente extrajese todo lo que disponía de sus cuentas corrientes y que se lo entregase.

A la mañana siguiente, "actuando por temor a las represalias", se personó en una sucursal bancaria del pueblo y extrajo 3.000 euros, que los inculpados recibieron dos días más tarde al personarse nuevamente en la vivienda de la víctima.

Un mes más tarde, a primeros de diciembre, J.M.C.C. y J.M.O.M. volvieron, sin usar la fuerza, al domicilio del anciano, y, tras agarrarle del cuello y zarandearle, le volvieron a exigir que les entregara todo su dinero, que no tenía en ese momento. Por ello, los acusados registraron la vivienda y encontraron su escritura pública, que se la devolverían a cambio del dinero.

El hombre, que creía que podía perder su casa, se personó el 9 de diciembre de 2011 de nuevo en la entidad bancaria, y retiró la cantidad de 2.500 euros, que al día siguiente recibió J.M.C.C., que sin embargo le dijo que si quería recuperar la escritura le debía entregar más dinero. Al día siguiente, el hombre extrajo de nuevo 1.400 euros, pero tampoco le pareció suficiente a los inculpados, que le advirtieron de que se estaban empezando a "impacientar".

Dos días más tarde, los dos principales acusados y J.G.C. se personaron en la casa del anciano y lo trasladaron por la fuerza hasta la localidad de Órgiva, donde forzaron a la víctima a que sacara dinero del banco, del que sólo consiguió 1.700 euros.

El 22 de diciembre volvieron a su domicilio y lo trasladaron en un vehículo hasta un embalse de Torvizcón, donde le amenazaron con "darle un tiro con la escopeta" si no les entregaba antes del día 28 8.000 euros, cantidad por la que recuperaría las escrituras de su vivienda. En esta ocasión, el anciano decidió poner los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, que estableció un dispositivo en torno a la vivienda de la víctima y consiguió detener a los implicados cuando llegaron para recoger la cantidad exigida.

Además de la pena de cárcel, la Fiscalía solicita para los inculpados que indemnicen al anciano en 8.600 euros, que fue lo que lograron de él, más otros 4.000 en concepto de daños morales.