El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias han abierto una investigación para determinar las circunstancias de la muerte de una menor que sufrió una crisis asmática severa horas después de haberle sido administrada la vacuna del papiloma humano.

La menor fallecida residía en el Área Sanitaria V, con cabecera en Gijón, y ingresó de urgencia en un centro hospitalario con una la crisis asmática severa tras serle administrada, diez horas antes, la vacuna del virus del papiloma humano.

En un comunicado, la Consejería asturiana, que ha explicado que este fallecimiento ha sido documentado al propio Ministerio de Sanidad, ha recordado que por el momento "no se dispone de evidencia científica alguna" que permita establecer una relación directa entre la crisis de asma y la vacuna del virus del papiloma humano.

No obstante, ha aclarado que esta "será una de las consideraciones a tener en cuenta" dentro de la investigación abierta y ha recordado que en la ficha técnica de esta vacuna no tiene una contraindicación absoluta para pacientes asmáticos.

Igualmente, la Consejería, que traslada su pésame a los familiares de la menor, y ha incidido en que en este caso concreto la vacunación recibida por la menor era acorde a la edad fijada en el calendario vacunal y ha recordado que esta vacuna está incluida en el calendario vacunal del Sistema Nacional de Salud y cuenta con la aprobación de la Agencia Española y la Europea del Medicamento, como el resto de los fármacos de la cartera incluidos en el sistema.