Bailan, se azotan el trasero, sueltan el volante y sacan medio cuerpo por la ventanilla mientras conducen. Dos policias municipales uniformados, armados y con placa de identificación son los protagonistas de un vídeo colgado en YouTube que ya acumula casi 30.000 visitas.

Los agentes pertenecen a la Policía local del Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), que les ha abierto un expediente disciplinario por haber llevado a término "acciones impropias de unos funcionarios del cuerpo de policía" y los ha suspendido de empleo y sueldo mientras se instruya este expediente, según han informado fuentes municipales a 20minutos.es. El consistorio también los han denunciado ante la Policía Local por conducción temararia.

Como vivimos en el país de la pandereta, tenemos estos trabajos donde podemos hacer lo que queramosEl vídeo, de tres minutos y medio de duración, habría sido colgado en la red presuntamente por una tercera persona que pudo capturar las imágenes grabándolas directamente de la pantalla del ordenador donde los agentes habrían guardado el vídeo original. El ayuntamiento de Cerdanyola ha informado de que tuvo conocimiento de la existencia de esta grabación el lunes por la tarde, el mismo día en que apareció colgado en YouTube. 

Con un tono irónico y escrito en castellano, las imágenes aparecen descritas así en YouTube: "Como vivimos en el país de la pandereta, tenemos estos trabajos donde podemos hacer lo que queramos". El vídeo empieza con el agente que va de copiloto bailando al ritmo de la música de la radio. Al cabo de un rato, el agente que conduce el coche patrulla deja de prestar atención a la carretera, empieza a mirar a la cámara, saca medio cuerpo por la ventana, se tapa los ojos y quita las dos manos del volante.

La grabación de los dos agentes es una parodia del videoclip del grupo Serebro, un trío musical ruso compuesto por tres chicas: Elena Temnikova, Olga Seryabkina y Anastasia Karpov, que cantan, bailan y se azotan el trasero dentro de un vehículo.

El Gobierno municipal lamenta la divulgación de las imágenes a través de Internet porque "perjudican la imagen de la Policía Local y de todos los empleados públicos y de la ciudad de Cerdanyola del Vallès".