La agencia de calificación crediticia Moody's ha concluido la revisión de una treintena de las principales entidades financieras españolas sin anunciar cambios para la práctica totalidad de los 'rating' que había fijado en la anterior evaluación, con la excepción de Liberbank, cuya nota pasa de 'Ba2' a 'Ba3'.

La agencia divide a las entidades en función de su grado de vinculación con el Estado y dependiendo de si están inmersas dentro de procesos de fusión, de tal forma que aún mantiene algunos casos en revisión a la espera de cómo vayan evolucionando.

Moody's ha proseguido de esta forma su revisión sobre España, ocho días después de confirmar en 'Baa3' la nota para la deuda a largo plazo, a la que mantiene con perspectiva negativa, y dos días más tarde de revisar el 'rating' de varias comunidades autónomas.

En torno al 'bono basura'

Por encima de la calificación de grado de especulación, salvándose de lo que comúnmente se denomina 'bono basura', prosigue el Banco Santander ('Baa2'), así como Banesto, BBVA, Caja Rural de Navarra, Caixabank, Caja Laboral y Banca March, todos ellos con notas de 'Baa3'. Moody's también establece la calificación de 'Baa3' para el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Por su parte, con 'Ba1' figuran Bankinter, Kutxabank, Bankoa, Banco Sabadell, Banco CAM, Banco Popular, Banco CEISS y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA). Un escalón por debajo, en 'Ba2', aparecen Ibercaja, Bankia y Liberbank, que ha visto caer su 'rating' desde 'Ba2' por el fracaso de su fusión con Ibercaja.

Novagalicia Banco figura con 'B1', al igual que Catalunya Banc, según el listado difundido por Moody's.