El presidente de la Federación de Asociaciones del Cannabis, Martín Barriuso, ha pedido que les permitan tener clubes privados, donde los adultos puedan fumar cannabis tranquilamente, "con puerta timbre, carné y un control".

"Tendrían que ser centros sin ánimo de lucro, sitios cerrados solo para adultos, y con un control, de manera que se pueda ir separando el mercado legal del ilegal", ha mantenido Barriuso.

Autocultivo

Además de la existencia de estos clubes, Barriuso ha defendido, al término de su comparecencia ayer en la ponencia de la comisión mixta (Congreso-Senado) para el estudio de las drogas, la autorregulación del autocultivo.

El consumo en espacios privados está despenalizado desde 1974

La propuesta se basa en una norma que estipule de forma clara el número de plantas que puede cultivar un individuo para su consumo propio, para "acabar así con la indefensión jurídica".

Barriuso ha recordado que el consumo en espacios privados está despenalizado desde 1974, pero desde entonces nadie ha dicho cuántas plantas puede cultivar cada individuo para uso propio.

Por una china

Barriuso ha pedido también que se derogue el artículo 25 de la ley de seguridad ciudadana, y que se deje de multar a la gente por llevar una china de hachís en el bolsillo.

El presidente de esta federación quiso dejar claro  que no les interesa fomentar el consumo entre los adolescentes pero consideró que las medidas prohibicionistas y alarmistas se ha demostrado no conducen a nada ante los datos que reflejan un aumento en el consumo de drogas.

Hay más consumo entre los adolescentes, y "desde luego un consumo más inadecuado", y por ello, dijo, compartimos la preocupación.