El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha destacado este miércoles que existen señales "positivas" en la economía española y que las reformas están produciendo "efectos", por lo que ha mostrado su convicción de que 2013 "va a ser mejor" que el año que ya acaba, y que en 2014 habrá crecimiento económico.

La previsión del Gobierno es que el año próximo la recesión de la economía sea del 0,5%, pero que en 2014 el PIB ya crezca a un ritmo del 1,2 %. Durante el pleno en el que ha explicado los resultados de la última cumbre europea Rajoy ha reseñado "cosas positivas" como el superávit que habrá el año que viene en el sector exterior, en el que España ha llegado a tener un déficit del 11%.

Rajoy se ha mostrado convencido de que la reforma laboral "va en la buena dirección""La balanza comercial exterior es positiva y esto no había ocurrido nunca", ha subrayado el presidente, que también ha señalado que el "déficit estructural" se está reduciendo un 3,5 % este año y que las comunidades autónomas están haciendo un "esfuerzo extraordinario". Respecto a los efectos de las políticas del Gobierno, se ha mostrado convencido de que la reforma laboral "va en la buena dirección".

Ha admitido que los datos de paro son realmente "dramáticos y descorazonadores" y ha recordado que ya dijo que esta reforma "no iba a producir efectos al día siguiente", pero ha sostenido que "hay cosas que están funcionando mejor en el mercado laboral".

Al respecto ha destacado que en el último trimestre 65.000 personas han accedido a la condición autónomos o han creado microempresas, lo que es "importante", ha dicho, "porque el grueso de la riqueza, el bienestar y el empleo lo crea este tipo de gente que tiene coraje".

También se ha referido al contrato para pymes, con 62.000 firmados hasta septiembre, el contrato de formación, que se ha incrementado un 3,36 % y las medidas colectivas, como los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), que ahora acaban "más en suspensión y menos en despidos".

En su respuesta al representante de la Izquierda Plural, Joan Coscubiela, que le ha acusado de una política "austericida" que está permitiendo a los grandes acreedores "irse de rositas" de esta crisis, el presidente ha esgrimido las medidas que ha adoptado su Gobierno para recaudar de los "más poderosos".

El presidente ha considerado que existe una "presión injusta" sobre la prima de riesgoRajoy ha recordado decisiones sobre el impuesto de la renta de capital, sobre los sueldos de presidentes de entidades financieras, sobre impuestos a las compañías eléctricas, sobre el fraude fiscal, además de las previsiones que ha hecho el sector financiero desde que él es presidente. Asimismo, el presidente ha considerado que existe una "presión injusta" sobre la prima de riesgo "y por eso damos la batalla en la UE para que cambien las cosas", ha dicho.

Al portavoz del PNV, Josu Erkoreka, quien ha alertado de que Europa "empieza a no interesar a nadie en el mundo", le ha asegurado que él no es "tan pesimista" sobre la situación de España y de la UE, aunque sí ha destacado que se deben continuar las reformas y hacer una política económica sobre la base de reducir el déficit y las reformas estructurales.

Rubalcaba reprocha a Rajoy su "autosatisfacción"

Por su parte, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reprochado al presidente del Gobierno la "autosatisfacción" que ha mostrado durante el debate sobre la última cumbre europea, que "no se corresponde" con la situación que vive el país, donde "las cosas están muy mal".

En su turno de réplica en este debate, Rubalcaba ha advertido a Rajoy de que "no tiene razones" para estar satisfecho porque "la gente lo está pasando muy mal", y por eso le ha pedido que cumpla lo prometido este miércoles por la mañana y "se lea" la propuesta del PSOE para frenar los desahucios y la apoye "rápidamente".

Rubalcaba ha insistido en pedir al jefe del Ejecutivo que debata en el Congreso la postura que llevará España al Consejo Europeo "clave" de diciembre en materia de unión bancaria, fiscal, política y económica. También le ha pedido que no reproche al PSOE falta de credibilidad cuando hay datos que también afectan a la credibilidad del Gobierno, como la fuga de capitales que se ha producido desde que Rajoy llegó a la Moncloa, y que Rubalcaba ha cifrado en 340.000 millones de euros.