Un vendedor de lotería ha vendido en la capital malagueña 18,5 millones de euros del tercer premio, el 64.084, número al que está suscrito desde hace 22 años y que compra cada semana en los distintos sorteos semanales.

El número no fue elegido al azar. Hace 23 años Manuel Leal, el cuñado de este vendedor, soñó que el número 64.084, que entonces se vendía en Burgos, iba a ser premiado.

Este año, este lotero compró 37 de las 56 series que ha vendido la administración de Loterías Número 45, situada en la plaza de Olletas y que ha repartido este sábado 28 millones con el tercer premio del Sorteo de Navidad, el número 64.084.

Manuel con gritos de "me ha tocado" ha declarado que compró dos décimos Los décimos correspondientes a las 37 series fueron repartidos por bares, asociaciones, peñas de la zona colindante como Las Flores, Parque del Sur o Ciudad Jardín. Según han asegurado desde la administración, este hombre lleva jugando a este número "desde que abriera la oficina".

Además, el lotero ha confesado que se ha quedado con un décimo premiado con 50.000 euros, y que ha llevado la suerte a la empresa de extintores en la que trabaja su hijo, y a un sobrino, Juan José Aguilar, un camionero que está en paro desde hace tres años.

Por su parte, se han acercado a la administración de la plaza de Olletas algunos de los agraciados con este tercer premio. Así, Manuel con gritos de "me ha tocado" ha declarado que compró dos décimos del número afortunado y que uno de ellos se lo regaló a una amiga.

También tres señoras han acudido a la administración, de las que una de ellas se ha mostrado "muy contenta" por el premio de 50.000 euros que ha conseguido porque su hijo lleva en paro desde hace varios años.

Otro de los afortunados identificados ha sido el encargado del Bar Valverde, Rafael, quien ha manifestado que "no es el número que juega siempre" y que lo compró gracias a que un hombre se lo vendió.

Por último, 15 de los trabajadores del supermercado Maskom de Cristo de la Epidemia han sido afortunados, al compartir un décimo entre todos ellos."Salimos a 3.500 euros por cabeza", ha declarado uno de los empleados del comercio Alejandro Carrión.