"Hoy vengo a otra cosa" fue la respuesta que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dio este viernes a los informadores que le preguntaron por la imputación por tráfico de influencias del alcalde de la Santiago de Compostela, Ángel Currás, en la Operación Pokemon.

El regidor popular ha sido imputado por tráfico de influencias en la Operación Pokemon, que instruye un Juzgado de Lugo y que se centra en una presunta trama de corrupción relativa a las adjudicaciones públicas de varios ayuntamientos de la comunidad autónoma a distintas empresas, principalmente, al Grupo Vendex.

El regidor gallego
ha asegurado que acudirá a declarar "con la máxima tranquilidad"
Currás, que se declaró "inocente", recibió el pasado jueves la citación de la titular del Juzgado de Instrucción número uno de Lugo, Pilar de Lara Cifuentes, y ha comentado que acudirá a declarar "con la máxima tranquilidad" y con la confianza de que "todo se aclare", para lo que ha dado instrucciones de que se facilite toda la documentación requerida con "la mayor diligencia". Junto a él ha sido imputado también su jefe de gabinete, Francisco Castro.

No obstante, Rajoy ha preferido no pronunciarse al respecto durante su viaje a la capital gallega para hacer entrega al expresidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor, de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Con este reconocimiento el Ministerio de Asuntos Exteriores distingue comportamientos extraordinarios en beneficio de la nación o de las relaciones de cooperación con otros países.