El mercado laboral actual sigue penalizando a aquellas trabajadoras que quieren ser madres, según ha denunciado este viernes CCOO, que ha elaborado un informe que refleja que durante 2012 el 58 por ciento de las consultas realizadas a la Secretaría de la Mujer del sindicato han estado relacionadas con la maternidad.

El sindicato ha advertido de que los derechos de las mujeres están siendo "amenazados" por las políticas de recorte, y ha considerado que implantar los planes de igualdad en las empresas "sigue siendo una obligación, aun en tiempos de crisis económica".

El número de consultas realizadas ha sido durante el año 2012 de 452, produciéndose un descenso de unas 100 consultas respecto al año anterior. Los temas relacionados con la maternidad siguen ocupando un lugar destacado con más de la mitad, ha precisado la responsable de la citada Secretaría, Mercedes Rosas.

"La mayoría de las mujeres se siguen encontrando problemas en sus empresas cuando se disponen a solicitar reducciones de jornada, concreciones horarias o acumulaciones de lactancia", ha puntualizado a través de un comunicado. También ha señalado que "cada vez hay mayor miedo a denunciar e incluso a pedir información por el temor que tienen muchas mujeres a perder su puesto de trabajo".

En este sentido, desde el sindicato han recordado que cuentan con un servicio de defensa legal totalmente gratuito para los casos de discriminación en las relaciones laborales.

El informe revela, respecto a las reducciones de jornada, que las empresas suelen utilizar dos argumentos para no concederlas: la disminución de la actividad y que abandonen el puesto porque hay poco trabajo. "En ambos casos la realidad es que finalmente las mujeres se ven obligadas a dejar su empleo, a veces por miedo a las consecuencias de seguir trabajando", ha indicado, apuntando también que en muchas ocasiones la situación se vuelve "insoportable".

Concreción horaria

Rosas ha señalado igualmente que hay problemas a la hora de la concreción horaria. "La norma posibilita que se elija el horario de trabajo pero las empresas, casi por principios, están denegando dicha concreción", ha apuntado, para lo cual se utilizan los mismos argumentos: "que hay poco trabajo, que ha bajado la actividad, etcétera"; una estrategia que, según la sindicalista, "está surtiendo efecto".

Según el informe elaborado por la Secretaría de la Mujer, aunque la norma prohíbe, en principio, el despido de las mujeres embarazadas, cuando la trabajadora comunica al empresario su estado muchas empresas tienden a rescindir el contrato en el momento en que tiene conocimiento del mismo.

"Si tienen contratos eventuales, la excusa es que su contrato ha finalizado, aunque le hayan hecho en la mayoría de las ocasiones promesas de que iban a continuar trabajando", ha agregado Rosas.

En el caso de que la trabajadora sea indefinida, las causas que se alegan son económicas "y como desde la reforma laboral las empresas no están obligadas a justificar las causas, lo tienen servido para su objetivo de despedir a las embarazadas".

Otra de las dificultades, según CCOO, es la acumulación de la lactancia puesto que muchas empresas no están posibilitando que se pueda agrupar el tiempo de lactancia, tal y como se recoge en el artículo 37.4 del Estatuto de los Trabajadores.

"Se nos sigue discriminando por la maternidad, con independencia de la modalidad de contrato que se tenga", ha denunciado Rosas, quien ha animado a las mujeres trabajadoras a que "defiendan su puesto de trabajo presentando la consiguiente demanda de despido, tengan contrato fijo o eventual".

Así, ha recordado que la legislación prohíbe los despidos de las mujeres embarazadas y hasta nueve meses después de haber dado a luz. De hecho, si la trabajadora presenta una demanda de despido este será declarado nulo y la empresa tendrá que readmitirla.