Las ventas de coches en Cantabria han bajado en abril un 2,7% en relación al mismo mes del año pasado, mientras que en el conjunto del país han aumentado un 10,5%. De enero a abril, las ventas han caído en Cantabria un 18,8% interanual, el mayor descenso del país y el triple que la media nacional (-6,7%).

Según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), vendedores (Ganvam) y concesionarios (Faconauto), recogidos por Europa Press, en Cantabria se matricularon en abril 513 turismos, el 0,8% del total del país, mientras que en los cuatro primeros meses del año las ventas se sitúan en 1.892 unidades, también el 0,8.

A nivel nacional, las matriculaciones de automóviles rompieron en abril siete meses de caídas y se situaron en 62.317 unidades, lo que representa un aumento del 10,8% en comparación con las cifras del mismo mes del año anterior.

Las patronales del sector afirmaron que los datos positivos de abril responden al efecto estacional de la Semana Santa, al contar el mes pasado con dos días hábiles más que en 2012, así como al efecto beneficioso que está registrando el Plan PIVE del Gobierno.

En los cuatro primeros meses del presente ejercicio, las ventas de coches en España alcanzaron un volumen de 243.042 unidades, lo que se traduce en una disminución del 6,7% en comparación con las 260.368 unidades comercializadas en el mismo período de 2012.

Plan pive

Los datos de Anfac, Faconauto y Ganvam indican que el Plan PIVE 2 de incentivo a la compra de automóviles acumula actualmente más de 60.000 reservas, lo que representa el 40% del total previsto para este programa.

En este sentido, señalaron que este volumen de solicitudes se ha alcanzado en "apenas tres meses de vigencia" y destacaron que el ritmo diario de reservas se mantiene en comparación con la primera edición de esta iniciativa, con más de 1.000 vehículos cada día.

Las organizaciones apuntaron que, sin el Plan PIVE, el mercado automovilístico "se situaría muy por debajo de lo que está en estos momentos". Además, aseguraron que, a pesar de la situación macroeconómica y de la tasa de paro, incentivos como el PIVE "demuestran que existe un potencial de consumo".

Por canales de venta, en abril las entregas a particulares se situaron en 30.644 unidades, lo que supone un aumento del 25,9%, mientras que las compañías alquiladoras también aumentaron sus compras un 35,6%, hasta 15.159 unidades. Las entregas a empresas bajaron un 20,4% en abril, hasta 16.514 unidades.

En el acumulado del año hasta abril se vendieron 114.965 vehículos a particulares, un 2,7% más, así como 65.131 unidades a alquiladoras, un 2% menos, y 62.946 unidades a empresas, lo que representa una caída del 23,1%.

OPTIMISMO

Ante estos datos comerciales, el director de Comunicación de Anfac, David Barrientos, afirmó que las cifras de abril, a pesar de estar influenciadas por la estacionalidad de la Semana Santa, "reflejan el buen comportamiento del Plan PIVE 2", que ha provocado que el canal de particulares muestre cifras positivas.

Por su parte, el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, hizo hincapié en la necesidad de que el crédito empiece a fluir para el comprador y para las pymes, "que precisan planes de ayuda en este sentido".

El máximo responsable de Faconauto, Jaume Roura, afirmó que el Plan PIVE ha alcanzado ya "una velocidad de crucero", lo que ha permitido que las entregas de abril "confirmen esta revitalización de las ventas a las familias, que son el termómetro real de cómo marcha el mercado".