Ha reinventado piezas de Portishead y Rihanna en clave de jazz y baila  estándares de ese género como si fueran melodías de rock duro. No son los únicos logros y peculiaridades de Jamie Cullum, un británico menudo, apasionado de los videojuegos y esposo de la nieta modelo del novelista Roald Dahl, Sophie Dahl: además ha vendido más de diez millones de discos en todo el mundo, fue escogido por Clint Eastwood para componer uno de los temas principales de Gran Torino y es reclamado por los festivales más importantes del planeta. El próximo mes de julio inaugurará el Heineken Jazzaldía de San Sebastián, donde presentará los temas de su nuevo último álbum, Momentum. 

Dice que su nuevo disco está inspirado por el paso de la juventud a la madurez. ¿Es más llevadero ese trance con música?
Sí. En el álbum confluyen el joven loco que aún soy y el nuevo hombre responsable que comienzo a ser. Acabo de tener mi segundo hijo y la paternidad no solo te obliga a madurar, sino que hace que vivas todo con más intensidad... y preocupación. Antes pensaba que tener niños haría que todo fuera increíble, y en cierta forma es cierto, pero también provoca muchos dolores de cabeza.

Mi música se encuentra en algún lugar entre el jazz de Nueva Orleans y Beyoncé

¿Y cómo se traduce todo esto en música?
¿Una mezcla de jazz de Nueva Orleans con Beyoncé? ¡Podría ser una definición! Me encanta el jazz pero también grandes hits del pop y canciones de amor. Creo que mi sonido se ubica en algún lugar entre el jazz y la música de Cole Porter, Elton John, Aphex Twin, Beyoncé... El resultado es algo así como una montaña rusa que salta de lo energético a lo íntimo, y prueba diferentes estilos.

Seguro que tanta mezcla le ha valido alguna que otra crítica.
Sí. Y me importa... un bledo. Hay mucha gente que me asocia con el jazz tradicional y no quieren que me aleje de esa senda, pero a mí también me gustan el rap, el pop, la electrónica. Para mantener la cordura no hago caso de esas críticas. 

Ha señalado en ocasiones que no quiere ser un 'crooner' para señoras maduras. ¿En qué público piensa cuando compone un disco?
Con esas palabras no pretendía despreciar a nadie, en realidad me refería a que no quería hacer música pasada de moda. Me gustan muchos aspectos de las composiciones clásicas, pero estoy más interesado en los sonidos contemporáneos. Tocar solo cosas antiguas sería... estar sordo respecto a lo que me rodea... ¡o muerto! En cuanto a la audiencia a la que me dirijo, en este momento puedo decir que me siento feliz de tener a cualquier persona como público: jóvenes, ancianos, mediana edad, hombres, mujeres y todos los diferentes tipos que puede haber en medio de aquellos.

¿Cree que el jazz necesita esforzarse para acercarse al público más joven?
Eso de que el jazz atrae solo a gente mayor es más un mito que una realidad. Festivales como el de jazz de San Sebastián tienen en sus butacas a mucha gente joven. ¡Y no digamos las jam sessions o la salas alternativas de jazz! El problema es que, por alguna razón, el jazz no resulta tan popular ni tan sexy para los periodistas como otros géneros, así que los medios prefieren escribir sobre otros estilos más cool.

Usted que empezó como Dj, ¿entiende el prestigio que han alcanzado algunos de ellos, o el puesto está sobrevalorado?
Lo que hacen no es fácil, aunque lo parezca. Si lo fuera, lo haría más gente. Hay personas como David Guetta que lleva más de una década en lo más alto. Eso es porque está ofreciendo algo que está bien hecho y que no ofrecen otros.

Le encantan las versiones. ¿Cuáles son sus secretos?
Las versiones de temas de otros artistas salen del alma, exáctamente de la misma manera que las canciones que uno compone. Recuerdo cuando escuché en la radio la canción de Rihanna Don't stop the music. Me gustó, me sorprendió y  quise poner algo mío en el tema, apropiarme un poco de él. Una versión termina siendo tan próxima a uno como otra composición.

No sé leer música, es mi asignatura pendiente

En una de las grabaciones del tema 'Everything you didn't do' aparecen las voces de los españoles Frank T y Nita, de Fuel Fandango, y Carlos Sadness. ¿Cómo contactó con ellos?
Fue un experimento auspiaciado por una cerveza...  y resultó genial. Era un asunto promocional. Me gustaron mucho las aportaciones del resto.

¿Hay algo español en su iPod?
Mi amigo Alex, del sello Universal, me está introduciendo en el flamenco a través de los discos de uno de los grandes: Camarón de la Isla. Es increíble. Para un inglés, el flamenco es como un lenguaje nuevo y extraño, un arte alienígena, un sonido casi como de otro planeta.

En España se vive atemorizado por la crisis. ¿Nos recomienda emigrar a Gran Bretaña?
Actualmente Gran Bretaña atraviesa un momento delicado y no solo económicamente, sino en cuanto a lo social, la inmigración... Los gobernantes no están adoptando las políticas adecuadas en muchos casos. Por ejemplo, el ataque de un policía el otro día en plena calle: fue comunicado por la Administración de una forma muy poco responsable. Su mensaje ha hecho que la gente esté aún más asustada y ese miedo invita al racismo. En el Reino Unido viven desde hace mucho millones de musulmanes pacíficos que contribuyen con su trabajo al sistema. Londres es una especie de crisol donde conviven cientos de culturas y religiones. La situación es muy fea, tenemos que aprender de nuevo a que todos somos iguales y a no subrayar las diferencias.

En cuanto a la música, ¿qué le gustaría aprender que todavía no sepa?
Solfeo. No sé leer musica. Me parece importante y, sí, algún día aprendere. Es mi asignatura pendiente. 

Biografía

Jamie Cullum nació en 1979 en Essex (Gran Bretaña). Su despertar musical se produjo con las canciones de Nirvana, pero pronto descubrió el hechizo del jazz. Estudió cine y literatura inglesa en la Universidad de Reading a la vez que iniciaba su carrera musical. Su segundo disco, Pointless Nostalgic, llamó  la atención de artistas como Michael Jackson y poco después el joven era fichado por una multinacional con un contrato millonario. Actualmente cuenta con seis discos en el mercado. El último de ellos, recién publicado, se titula Momentum.

De gira

Cullum actuará el 24 de julio en el festival Heineken Jazzaldía (San Sebastián); el 27 de julio en el Starlite Festival (Marbella); el 28 de julio en el Festival Castell de Peralada de Catalunya; el 27 de noviembre en La Riviera (Madrid) y el 28 de noviembre en Barts (Barcelona).