El Gobierno de Gibraltar ha asegurado este viernes que el Ejecutivo español está realizando "cambios" en la frontera con motivo de la visita la próxima semana de observadores de la Unión Europea para comprobar la naturaleza de los controles en la aduana.

Según indica en un comunicado el Ejecutivo que dirige Fabian Picardo, las autoridades españolas despejaron y acordonaron este jueves la zona situada detrás del punto de control aduanero de peatones español, un área habitualmente utilizada para el aparcamiento de coches.

Los observadores de la Unión Europea  comprobarán la próxima semana la naturaleza de los controles españoles en la aduanaEn este área, la Agencia Tributaria puso este jueves en funcionamiento un nuevo dispositivo de alta tecnología para combatir el contrabando de tabaco y para detectar si los vehículos que salen de la colonia tienen dobles fondos o esconden materias ilegales.

Con este dispositivo, los agentes detienen a los vehículos sospechosos que salen de Gibraltar y los trasladan a unos cinco metros, a una zona delimitada donde son inspeccionados por el nuevo dispositivo, ubicado a bordo de una furgoneta.

Con ello la inspección de los coches se realiza en un punto un poco más alejado de la fila de coches. Para el Gobierno de Gibraltar, con esta "maniobra" las autoridades españolas "se aseguran la fluidez del tráfico de vehículos desde Gibraltar a España y, por lo tanto, también la erradicación de la acumulación de colas en el lado gibraltareño de la frontera", señala el comunicado.

En este sentido, el Gobierno de la colonia insiste en que "la práctica de muchos años, intensificada en las últimas semanas, ha sido que las autoridades aduaneras españolas detienen y registran todos los vehículos en el carril de entrada a España, en lugar de desviar al vehículo a cuyos ocupantes quieran interrogar para permitir al resto de vehículos continuar su camino".

Esperas de hasta siete horas

Según las autoridades gibraltareñas, este procedimiento ha sido el que ha provocado esperas de hasta siete horas para cruzar desde Gibraltar a España durante las últimas semanas y de más de tres horas para entrar en Gibraltar.

El Gobierno del Peñón no tiene "ninguna duda" de que las autoridades españolas "se están preparando" con estas medidas para la próxima visita de una delegación de la Comisión Europea, específicamente destinada a la zona para inspeccionar la naturaleza de los controles españoles en Gibraltar.

A pesar de ello, afirman tener "semanas de pruebas de vídeo para mostrar que los procedimientos españoles se cambiaron sólo días antes de la visita de la delegación".

"Este burdo intento en el último momento por parte de las autoridades españolas para disfrazar y ocultar la forma en que normalmente llevan a cabo tales controles en la frontera, de una manera que es inducir a error a la Comisión Europea, serán llevados a la atención inmediata de la Comisión Europea", aseguran.