Llevaba tres años con el carné de conducir retirado por conducir ebrio y 15 días después de recuperarlo, le pillan borracho al volante y vuelven a quitárselo.

Es lo que le ha sucedido en Lleida a un hombre de 38 años, que fue sorprendido de nuevo bebido al volante.

Al someterse al control de alcoholemia, arrojó una tasa casi cinco veces superior a la permitida.

Los hechos sucedieron en la madrugada del sábado al domingo en la N-240, a su paso por Lleida, cuando en un control rutinario la Policía autonómica dio el alto a un vehículo.

El conductor dio positivo en el control de alcoholemia con una tasa de 1,16 miligramos de alcohol de aire expirado, cuando la permitida en este caso es de 0,25.

La sorpresa de los agentes fue aún mayor cuando, al confirmar los datos del conductor para aplicarle la sanción, se percataron de que hacía tan sólo 15 días que Tráfico le había restituido el carné de conducir después de haberlo tenido suspendido durante los últimos tres años, según informaron fuentes de los  Mossos d’Esquadra.

Puntos negros sin radares

De los 318 nuevos controles de velocidad con radar implantados por la DGT, sólo 109 están en puntos negros, según Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

"El 66% de los radares está en zonas de mínima o nula siniestralidad",  explica Mario Arnaldo, presidente de la AEA.

La DGT, que no desmiente los datos, asegura que todos están colocados según tres criterios: vigilan un punto negro o de concentración de accidentes, un tramo singularmente conflictivo o zonas conflictivas de carreteras secundarias.