El sindicato educativo ANPE ha pedido la convocatoria de 811 plazas en las oposiciones de 2016. En una nota de prensa, han criticado que Asturias sea la comunidad autónoma "con la media de edad más alta entre el profesorado y con una de las tasas de interinidad más elevadas de todo el Estado".

Según ANPE, el mantenimiento de un sistema educativo público de calidad exige "evitar la precariedad", permitiendo la incorporación de jóvenes titulados y la consolidación laboral del personal interino.

A su juicio es necesario "rejuvenecer y estabilizar" la plantilla docente, objetivo que solo se puede alcanzar, según el presidente de ANPE, Gumersindo Rodríguez, a través de una oferta pública de empleo (OPE) que cubra el cien por cien de las vacantes existentes en las plantillas de profesorado. Según los estudios del sindicato, desde 2011 solo han sido cubiertas por oposición 357 plazas, mientras en este periodo se han jubilado "en torno a los 2.000 docentes".

El Principado, por su parte, "ha optado por mantener congelada la oferta pública de empleo docente" durante los años 2012 y 2013, algo que, sumado a la "ínfima" tasa de reposición impuesta por el Gobierno Central, "ha llevado a la situación de no reponer las jubilaciones producidas desde entonces, en torno a 1.500 en los últimos tres cursos", según Rodríguez.

Consecuencia de ello ha sido el aumento de la temporalidad de las plantillas. Según ANPE, uno de cada cuatro docentes en Asturias es interino y, de ellos, uno de cada tres trabaja a media jornada.

Para ANPE, la falta de reposiciones provoca un aumento de la dificultad en la organización de los centros y conlleva un "deterioro" del sistema educativo, al "impedir la continuidad pedagógica" y, en el plano laboral, la rotación por distintos centros "inherente a la condición interina".