15 años lleva el RACE promoviendo la seguridad infantil en España mediante investigación y formación. Desde 2001 ha participado en los test internacionales de evaluación de sillas infantiles junto a otros 30 partners europeos, en los que más de 600 modelos han sido analizados, con una media de 400 impactos de seguridad al año, con el fin de comprobar su facilidad de instalación, su ergonomía o la presencia de sustancias peligrosas, entre otros análisis.

Esta mañana, el RACE ha presentado su última propuesta para reducir el número de víctimas infantiles a cero: un comparador de sillas infantiles bautizado como "Silla+Segura", que evalúa los sistemas de retención infantiles testados durante estos últimos años por los clubes europeos, liderados por el ADAC alemán, con el objetivo de ayudar a comprar la silla más segura que se adapte a las necesidades de los más pequeños.

Con 221 sillas comparadas, la herramienta "Silla+Segura" establece cuatro grados en función de su evaluación final: satisfactorio, aceptable, insatisfactorio y muy insatisfactorio.

20minutos.es ha utilizado el comparador de sillas infantiles en busca de una para un niño de 9 meses, con una altura de 69 centímetros y 9 kilos de peso en un coche con ISOFIX. La mejor opción es la silla Kiddy Evo-Luna I-Size de 2016, perteneciente al grupo I-Size 45-83 cm y con un peso de entre 5,2 kg y 6,2 kg.

Así mismo, el RACE no recomienda comparar sillas de 2015 y 2016 con las de años anteriores, debido a que en 2015 cambió la metodología de los test de evaluación de las sillas, haciéndolos más rigurosos.