La liquidación de la Renta que realizan los españoles anualmente se ha apoyado durante tres décadas en el programa PADRE, que tuvo su aparición en el año 1988. Precisamente, la principal novedad de la campaña de la Renta 2016-2017, que arranca el 5 de abril, es la desaparición de PADRE y su completa sustitución por la plataforma Renta Web.

1988. Aparición del programa PADRE. Se entrega a los contribuyentes interesados a través de un disquete de CD.

1995. Implantación del sistema de Cita Previa.

1999. El programa PADRE se entrega a través de internet. Hasta entonces, el impreso se rellanaba a mano o a máquina de escribir.

2003. Hacienda envía un borrador de declaración en papel mediante correo ordinario a los contribuyentes que lo solicitasen.

2011. Potenciación vía telemática. Obtención al instante del borrado en la página web de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) con los datos del DNI, la casilla 415 de la declaración del año anterior y un número de teléfono móvil.

2014. Se elimina la declaración hecha a mano. A partir de entonces se transmite vía Internet o se imprime y se entrega por los canales presenciales. El año anterior presentaron la declaración escrita a mano 35.000 contribuyentes sobre un total de 19 millones.

2016. Se incorpora la plataforma Renta Web. El programa no está accesible a autónomos y otros profesionales con actividades económicas que continúan con el PADRE.

2017. Desaparece el programa PADRE, que ha sufrido varias adaptaciones tecnológicas y de carácter fiscal.