El juicio por el expolio del Palau de la Música ha quedado visto para sentencia a las 11.38 horas de este viernes, tras más de cuatro meses de sesiones, en una macrocausa cuyo fallo se notificará después del verano, según ha anunciado este viernes la presidenta del tribunal, Montserrat Comas.

El juicio por el saqueo del Palau de la Música, perpetrado por Fèlix Millet y Jordi Montull, se inició el pasado 1 de marzo y ha finalizado este mediodía, tras más de una treintena de sesiones, centradas especialmente en tratar de determinar si CDC cobró "mordidas" de la constructora Ferrovial a través de la institución cultural.

Antes de que acabara el juicio, Montserrat Comas, la presidenta del tribunal, de la sección décima de la Audiencia de Barcelona, ha agradecido a todas las partes su contribución para que la vista se haya podido celebrar sin ninguna incidencia y ha anunciado que la sentencia se notificará después del verano.

Es un trabajo que nos obliga a estudiar muchos documentos" "Ahora continúa una labor en solitario del tribunal. Es un trabajo que nos obliga a estudiar muchos documentos, a ponderar y a deliberar todas las cuestiones que las partes nos han pedido y a redactar la sentencia -el ponente es el magistrado Julio Hernández-. Nos queda mucho trabajo", ha indicado Comas.

Ante esta situación, la magistrada ha pedido "un poco de comprensión" a las partes, porque tras un largo juicio, "lo que queda requiere una implicación y una responsabilidad importante" por parte del tribunal.

"Intentaremos redactar la sentencia en un plazo razonable, lo más razonable posible. No será posible antes del verano. Se dictará y se notificará tras el verano", ha detallado.

La magistrada también ha agradecido a la sala de gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y al presidente de la Audiencia de Barcelona que les hayan facilitado todos los medios humanos necesarios para que otros jueces pudieran seguir con el "día a día" de la sección décima de la Audiencia, de forma que el juicio por el caso Palau no ha interferido en otros procedimientos de la sala.

Asimismo, ha resaltado que la conselleria de Justicia les ha facilitado todos los medios logísticos necesarios para poder celebrar el juicio en el auditorio de la Ciudad de la Justicia, convertido provisionalmente en una sala de vistas, debido a los problemas de espacio que provoca la existencia de quince acusados de más de una veintena de partes.

Comas también ha agradecido la colaboración de todas las partes procesales, que dentro de su "dialéctica propia con intereses contrapuestos" han mostrado siempre un "respeto mutuo y han guardado las formas", lo que ha permitido celebrar el juicio sin incidencias