El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, tenía conocimiento previo de que el opositor venezolano Leopoldo López iba a salir de prisión, pero fue este sábado, en una conversación con el exjefe del Ejecutivo José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se concretó que la excarcelación era inminente.

Rajoy mostró su satisfacción por la decisión de que López abandone la prisión de Ramo Verde, en la conferencia de prensa posterior a la cumbre del G20 de Hamburgo (norte de Alemania).

"El Gobierno no tenía, como nadie, ni la fecha ni la hora exacta (de la excarcelación), pero teníamos algunas informaciones", explicó Rajoy, al planteársele si sabía previamente que López iba a pasar a arresto domiciliario.

Destacó que ha habido muchas presiones de la comunidad internacional para esa liberación y que Zapatero ha estado muy activo. Fue entonces cuando indicó que este sábado mañana habló con él desde Hamburgo, aunque sin aportar detalles exactos de esa conversación.

Fuentes españolas informaron de que en ella se constató que la excarcelación de Leopoldo López iba a ser inminente. Rajoy subrayó que "es justo" decir que Zapatero ha contribuido a esa liberación, al participar en el grupo de mediadores internacionales y pese a que "algunas cosas le salieron bien y otras no tan bien".

También resaltó que él ha sido el primer presidente de Gobierno en reunirse con la mujer de López, Lilian Tintori, y se mostró convencido de que ese gesto sirvió para que fuera recibida por otros dirigentes políticos.

"El Gobierno español ha hecho todo lo razonable y justo para que las cosas se fueran arreglando", aseguró.

Previamente había expresado su confianza en que la excarcelación de López suponga "un primer paso" en el proceso de "reconciliación nacional" y para la liberación de todos los presos políticos en Venezuela.

Aunque mostró su satisfacción por la salida de López de la prisión de Ramo Verde, precisó que el opositor sigue en arresto domiciliario en una situación "injusta", pero al menos puede estar ya junto a su familia.

"Leopoldo López llevaba más de tres años en la cárcel y no ha hecho nada. Ese es un acto claramente autoritario e impropio de un país democrático", recalcó.

Preguntado por la petición de Ciudadanos de que España rompa relaciones diplomáticas con Venezuela, dijo que respeta las solicitudes de todo el mundo, pero no tiene intención de hacerlo.