La gran preocupación por el colectivo de ciclistas y los accidentes provocados por el consumo de alcohol y drogas ha llevado al Ministerio del Interior a presentar un conjunto de medidas dentro de la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020.

Algunas de estas medidas pasan por mejorar el carnet por puntos, como son las nuevas sanciones propuestas para conductores reincidentes que incumplen la normativa relativa a la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas.

En este sentido la Dirección General de Tráfico (DGT) ha anunciado un aumento de los controles de alcohol y drogas durante las mañanas de los sábados y domingos en carreteras convencionales, que es cuando más ciclistas practican este deporte. El objetivo es aumentar en 100.000 el número de controles de alcohol y en 30.000 los de drogas.

Sin carnet por enfermedad

Una importante novedad es que la DGT estudia incapacitar a los conductores reincidentes por alcohol y/o drogas por motivos de enfermedad. Es decir, a los conductores que tengan dos o más sanciones de alcohol y drogas en un período inferior a dos años, se les aplicará la pérdida de vigencia del permiso de conducir alegando falta de aptitudes psicofísicas. Al mismo tiempo serán remitidos a la autoridad sanitaria, que será quien confirme su recuperación para poderse poner de nuevo al volante. Esta medida ya se aplica en casos concretos tal y como aparece en el artículo 36 del Reglamento General de Conductores, pero la idea ahora es tener un mayor control sobre este tipo de conductores reincidentes.

El consumo de alcohol y drogas es una de las causas de accidentes que más preocupan por los peligros que conlleva. De hecho, en 2016 se detectaron más infracciones por consumo de drogas ilegales. De las 60.942 pruebas realizadas de enero a noviembre por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, el 39% dieron positivas. Entre ellas se realizaron 3.350 pruebas a conductores infractores, con un resultado de 2.114 positivos (63%).

Respecto al alcohol, de 4,6 millones de pruebas realizadas, 68.852 (1,5%) fueron positivas. Entre ellas 554.593 se realizaron a conductores infractores con 4.281 positivos (0,8%). Hay que recordar que desde mayo de 2014 a los conductores reincidentes que hubieran sido sancionados por exceder la tasa máxima en el año inmediatamente anterior se le aplica una sanción de 1.000 euros y la retirada de 4 o 6 puntos.

El alcohol y las drogas siguen estando muy presentes entre los conductores que circulan por España, actualmente castigado con una multa administrativa de 500 euros y cuatro o cinco puntos menos en el carnet de conducir. Se añade la posibilidad de retirada de carnet e ingreso en prisión en función de los daños ocasionados.

NOTICIAS RELACIONADAS