Una mujer embarazada casi fallece en China después de que el bebé que tenía en su vientre rompiera de una patada la pared del útero, informa el Daily Mail.

Los hechos ocurrieron en el hospital Shenzen de la Universidad de Pekín. La mujer acudió al centro sanitario aduciendo fuertes dolores abdominales. En la ecografía, los doctores vieron que la mujer tenía el útero roto y las piernas del bebé salían.

Al parecer, la mujer había sufrido una operación en el útero meses antes (por un tumor) y el bebé reabrió la cicatriz. La mujer fue sometida a una cesárea de urgencia y tanto el bebé como la madre están estables.