Toyota va a presentar en el Salón del Automóvil de Tokio el Fine-Comfort Ride, un prototipo de impulsión eléctrica que utiliza una pila de combustible de hidrógeno como combustible.

Los motores eléctricos están ubicados en las ruedas, colocadas en las esquinas de la carrocería. Esta configuración junto con que la parte inferior del vehículo esté carenada hará que la habitabilidad, la estabilidad y la insonorización sean mejores, según dice Toyota. Su autonomía es de 1.000 km con un solo repostaje, que dura unos tres minutos según indica la compañía.

Este prototipo tiene un sistema multimedia a cuya información pueden acceder todos los ocupantes ya que las lunas laterales pueden hacer las veces de pantalla (imagen abajo).

Es un monovolumen con seis plazas con una configuración de tres filas con dos asientos en cada una. En las dos primeras filas los asientos son individuales. En la última fila hay una banqueta de asientos fija.

Sus dimensiones son 4,83 metros de largo, 1,95 m de ancho y 1,65 m de alto. Sus puertas traseras son correderas y no hay un pilar central convencional.

La compañía niponta también presentará en el Salón de Tokio el Toyota Sora, un prototipo de autobús de hidrógeno que llegará en 2018 y del que se producirán 100 unidades antes de los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos del año 2020 que se celebrará en la ciudad de Tokio (Japón).