Beber suficiente agua puede ayudar a la salud de la piel, los músculos y las articulaciones. El agua ayuda a las células del cuerpo a absorber los nutrientes y combatir las infecciones, así como ayuda a combatir el estreñimiento y problemas asociados a la deshidratación. Aunque puede que todo esto sea de sobra conocido, quizá desconozcas que beber algunos vasos de agua tibia o caliente todos los días puede tener incluso más beneficios, según explican desde Medical News Today, en base a diferentes estudios científicos.

Mejora la circulación: el agua caliente es un vasodilatador, lo que significa que expande los vasos sanguíneos, mejorando la circulación. Esto puede ayudar a los músculos a relajarse y reducir el dolor.

Ayuda en la pérdida de peso: un estudio publicado en 2003 descubrió que pasar de beber agua fría a agua caliente podría aumentar la pérdida de peso. Los investigadores encontraron que beber 500 ml de agua antes de una comida aumentó el metabolismo en un 30%. Si la temperatura del agua era de 37 grados, el aumento era del 40%.

Reduce el dolor: al mejorar el mejorar el flujo sanguíneo, el agua caliente puede beneficiar especialmente a músculos lesionados.

Un aliado contra resfriados: agua caliente puede ayudar a que las mucosas se remuevan más rápidamente, ayudando a expulsarlas a través de la nariz y la tos.

Desintoxicación del cuerpo: el agua caliente puede ayudar al cuerpo a desintoxicarse. Cuando el agua está lo suficientemente caliente como para elevar la temperatura corporal de una persona, puede causar sudoración. La sudoración expulsa toxinas y puede ayudar a limpiar los poros.

Ayuda a combatir el estrés: un vaso de agua caliente puede ayudar a las personas a controlar el estrés y la ansiedad. Estudios señalan las bebidas calientes como el café o el té como importantes aliados en este sentido, no solo por su contenido sino también por la temperatura del líquido ingerido.

Beneficios de otras bebidas calientes: cuando se mezcla con café o té, el agua caliente puede ofrecer beneficios de salud adicionales. El café y los tés con cafeína pueden deshidratar el cuerpo, especialmente a altas dosis, pero también ofrecen algunos beneficios para la salud si se consumen con moderación. Una investigación publicada este 2017 vinculaba el consumo de café a una vida más larga. Otra investigación ha encontrado un vínculo entre el consumo moderado de café y un riesgo reducido de enfermedad de Parkinson, algunos tipos de cáncer, diabetes tipo 2, algunas enfermedades del hígado y problemas de salud cardíaca.

El té puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y enfermedad hepática. Algunos estudios han relacionado el té con un riesgo reducido de cáncer, pero los resultados varían.