Volkswagen está desarrollando un coche de carreras eléctrico cuyo destino es competir en la subida de Pikes Peak, la carrera de montaña más famosa del mundo, que se organiza el próximo 24 de junio de 2018.

La marca alemana lo construye con un solo objetivo: batir un nuevo récord entre los coches eléctricos en la llegada a la meta situada a 4.300 metros de altitud.

"La ascensión de Pikes Peak es una de las pruebas más famosas del mundo. Supone un reto enorme y, por lo tanto, una excelente ocasión para demostrar las capacidades de las nuevas tecnologías", explicó el Dr. Frank Welsch, responsable de Desarrollo de Volkswagen y miembro del Comité Ejecutivo.

"Nuestro coche de carreras eléctrico estará equipado con innovadoras tecnologías de baterías y propulsión. Las pruebas de esfuerzo extremas en Pikes Peak nos aportarán datos importantes que podremos aprovechar para futuros desarrollos, y nos permitirán mostrar nuestros productos y sus tecnologías asociadas".

El vehículo, que tendrá tracción en las cuatro ruedas, está siendo desarrollado por Volkswagen Motorsport en estrecha colaboración con el departamento de Desarrollo Técnico, en Wolfsburg. Sven Smeets, director de Volkswagen Motorsport, asegura que "el proyecto es un hito importante para la nueva dirección adoptada en el ámbito de los deportes de motor.

Volkswagen Motorsport participó en la carrera de montaña de Pikes Peak por última vez en 1987, y lo hizo con un espectacular Golf bimotor que por poco no logró alcanzar la meta (vídeo abajo).

El nuevo proyecto de Volkswagen Motorsport forma parte del proceso de transformación de la marca en el principal productor de vehículos eléctricos. En 2025, Volkswagen ofrecerá hasta 23 modelos totalmente eléctricos.

La prueba Pikes Peak International Hill Climb - a la que los expertos llaman "Carrera hacia las nubes" - se disputa desde 1916 en las Montañas Rocosas, cerca de Colorado Springs. El circuito tiene una longitud de 19,99 kilómetros y un desnivel de 1.440 metros hasta la meta, que se encuentra a 4.300 metros sobre el nivel del mar. El récord actual en la categoría de prototipos eléctricos es de 8 minutos y 57,118 segundos, que logró el piloto estadounidense Rhys Millen (e0 PP100) en 2016 (vídeo abajo).