El panorama de las hipotecas apenas ha variado en los últimos años. Las ofertas de los bancos siguen en niveles históricamente bajos, a pesar de los cambios que se hayan podido introducir.

El motivo no es otro que los tipos de interés en Europa permanecen al 0% y que el euríbor a 12 meses, el más utilizado en la contratación de préstamos para vivienda, sigue registrando mes tras mes tasas negativas; por ejemplo, en septiembre fue del −0,168% cuando en 2008 llegó a superar el 4%.

Con unos tipos aún competitivos para el cliente, en lo que hay que fijarse a partir de ahora es en las condiciones. Juan Villén, del portal inmobiliario Idealista, explica que en líneas generales la estrategia de los bancos se centra en este momento en seguir con los tipos estables y en tener predisposición a financiar una mayor parte de la compra del inmueble (una media del 65% en el primer trimestre de 2017, máximo desde 2004).

Pero también hay aspectos negativos. En algunos casos se están volviendo a aplicar comisiones de apertura (por formalizar el contrato), y en las hipotecas variables a veces se están imponiendo intereses más altos para los primeros dos años.

Nueva ley hipotecaria

No obstante, esta situación cambiará a partir del próximo año, cuando está previsto que entre en vigor la nueva ley hipotecaria, que pretende, entre otras cosas, maximizar la transparencia en este tipo de préstamos y que se reduzcan los gastos para el cliente.

Además, a partir de entonces no será obligatorio contratar otros productos ante la firma del crédito, como puede ser el seguro del hogar, algo muy habitual en la actualidad, y se anularán penalizaciones como la amortización anticipada.

Además, los bancos tendrán más complicado llevar a efecto un desahucio. Desde este mismo año, las grandes entidades están asumiendo parte de los gastos de la formalización del contrato tras una sentencia del Tribunal Supremo. Asimismo, algunos expertos han avisado sobre los posibles efectos perjudiciales que podría tener dicha ley hipotecaria.

Los expertos recomiendan que la cuota no supere el 40% de los ingresos

La agencia de calificación Moody’s no descarta que el mercado se vuelva más restrictivo en la concesión de financiación. También apunta a la posibilidad de un empeoramiento de las condiciones si las entidades ven limitada su capacidad de generar beneficios a través de la venta de este producto.

Hay que tener en cuenta además que el futuro de las hipotecas apunta a que los tipos de interés tenderán al alza, justo en el momento en que el BCE decida cambiar su política monetaria.

En cualquier caso, y al margen del momento, la compra de una vivienda y la firma de una hipoteca es una de las decisiones más importantes de nuestra vida, ya que se destinará una buena parte de nuestros ingresos para pagarla. La mayoría de los expertos recomienda que la cuota periódica no supere el 40% de los ingresos netos del titular del préstamo. Por tanto, lo mejor es reflexionar sobre ello y comparar distintas opciones. En el mes de julio, últimos datos disponibles del INE, el importe medio de los créditos concedidos fue de 119.600 euros.

En qué debes fijarte para elegir el crédito más adecuado

Endéudate lo mínimo
La Asociación Hipotecaria Española (AHE) aconseja que se solicite el menor volumen de préstamo posible para que los costes no sean altos. "No se endeude innecesariamente", dicen. Hay que tener en cuenta que al importe destinado al pago de la hipoteca hay que sumar el de otras deudas si las hubiera.

Combinar plazo y costes
Hay que buscar la combinación más adecuada entre el plazo de amortización y los tipos de interés que se aplican al préstamo, dice la AHE. "Alargar el tiempo más de lo innecesario supone pagar intereses durante más tiempo", dicen los expertos.

Hay que calcular la capacidad de endeudamiento en un escenario de tipos al alza

Selecciona bien los tipos
Los tipos pueden ser fijos, variables o mixtos. En los primeros siempre pagarás la misma cuota, aunque el escenario cambie. En el resto "hay que calcular la capacidad de endeudamiento en un escenario de tipos al alza".

Amortización anticipada
Es algo que puede hacer en cualquier momento, pero debe conocer si la entidad le cobrará algún tipo de comisión por llevarlo a efecto.

Retraso en el pago
Es conveniente saber qué tipo de soluciones da el banco a quienes tienen dificultades temporales para formalizar el pago correspondiente.

Infórmate de todo
Toda información es poca. Antes de firmar el contrato no debe haber ninguna duda. Lee con atención los documentos, y si es preciso, acude a un asesor.