Cada vez viajamos más, dentro y fuera del país, pero para lograrlo muchos se inspiran en las nuevas tendencias low cost. Pero no todas las escapadas pueden ser low cost; baratas, pero no regaladas. Viajar hasta el monte Fuji, dormir en Nueva York o ver la muralla china desde el aire, tiene un precio. Eso sí, pagarlo, es más fácil si se siguen los siguientes consejos sobre ahorro y financiación. Creditea no da algunos consejos.

Establecer un presupuesto y seguirlo
Ceñirse al presupuesto antes y durante el viaje es indispensable para que los gastos no se disparen. En el momento de contratar una agencia de viajes o de reservar vuelos y hoteles, es importante asegurarse de que la parte del presupuesto dedicada a estas partidas no supere la establecida previamente. Durante el viaje, lo esencial será no dejarse llevar por los caprichos. Lo mejor es que la posiblidad de darse un capricho extra forme parte de una partida concreta del presupuesto dedicada a ellos. Si los 'extras' se salen de lo acordado, puede que el viaje acabe saliendo mucho más caro de lo planeado.

Elige el mejor momento para reservar
Tanto si se va a hacer un viaje que requiera una inversión económica extraordinaria, como si resulta más o menos asequible, siempre se puede ahorrar algo reservando los vuelos cuando los precios estén más bajos. Los vuelos más económicos se consiguen un mes y medio antes de la fecha del viaje.

Compara los resultados de varios buscadores
Aunque sea la fecha idónea para reservar, es importante comparar los resultados de las búsquedas del viaje en varios buscadores, ya que todos no ofrecen los mismos trayectos ni precios. En este caso se recomienda abrir ventanas de incógnito en los buscadores más importantes e introducir los mismo parámetros de búsqueda en todos para comprobar así cuáles son los mejores resultados.

Registrarse en las web de las aerolíneas puede servir para conseguir el mejor precio"Regístrate en las aerolíneas
Si el viaje no es inmediato, un buen truco para conseguir un mejor precio es registrarse en las páginas web de las aerolíneas con la intención de beneficiarse de algunos de los descuentos que estas ofrecen ocasionalmente. Registrarse es gratuito y lleva muy poco tiempo. Además, en casos de overbooking las compañías aéreas ofrecen prioridad a los registrados, e incluso en algunos casos, se subastan entre estos asientos de clase 'business' o primera.

Viajar por la noche
Otro truco para ahorrar es viajar por la noche. Los vuelos que se realizan antes de que salga el sol suelen tener mejores descuentos que los diurnos, además generalmente son más puntuales.

Intentar ahorrar en la estancia sin perder calidad
Aunque bajar la calidad del alojamiento es lo más fácil para conseguir un mejor precio, no es la única opción. Si se quiere reservar en un hotel o complejo turístico concreto, es importante revisar en su página web cuáles son los días de la semana en los que las habitaciones están más baratas. Generalmente, el domingo suele ser el día más económico.

Ahorrar o pedir un crédito con buenas condiciones
Aunque se consiga una buena oferta para el transporte y el alojamiento, llevar a cabo el viaje soñado puede seguir suponiendo un gasto que cueste asumir. Para afrontarlo, una opción es ahorrar durante el tiempo necesario, y otra, recurrir a un crédito que permita dar rienda suelta al sueño en un plazo más corto.