Policía y bomberos de Orlando, Florida, Estados Unidos, tuvieron que intervenir el pasado jueves para rescatar a un niño de 2 años llamado Apollo, que quedó encerrado en el monovolumen de sus padres a pleno sol, informa la cadena WKMG.

Los hechos ocurrieron cuando Apollo cogió las llaves del coche de su madre y dentro del vehículo, accionó el cierre del vehículo, cuando sus padres estaban en un centro comercial local. Los padres del niño llamaron a la Policía, que acudió al lugar de los hechos. La Policía avisó a su vez a los bomberos.

Ken, el padre de Apollo, grababa toda la escena con su móvil mientras los agentes trataban de abrir el coche sin romper la luna, por la seguridad del niño. Pero a la vista de que no podían hacerlo y tras media hora de trabajos, en los que comprobaron que el niño sudaba profusamente, decidieron romper una luna para poder liberar al pequeño.

Tras una inspección médica, los facultativos comprobaron que el niño no sufría ningún daño.