Hace años resultaba una locura que un medio de transporte fuese capaz de viajar a más de mil kilómetros por hora. Ahora ese objetivo está más cerca: el primer permiso para que Hyperloop, el tren que pretende unir Nueva York y Washington, separadas por 360 kilómetros, en apenas media hora ya está concedido.

The Boring Company, la entidad presidida por Elon Musk que encabeza el proyecto, ha tenido la luz verde del estado de Maryland para excavar un túnel de 6,5 kilómetros en la ciudad de Baltimore.

Pete Rahn, el secretario de transporte de Maryland, ha querido aclarar que "el dinero aportado tiene origen privado en su totalidad", y al mismo tiempo ha celebrado que "esta es una tecnología que supera a cualquier otra conocida".

Aunque este es solo uno de los primeros pasos, Musk ha conseguido capital de otras entidades como Virgin, que se suman a la idea de la todavía más alta velocidad. En las primeras pruebas del Hyperloop 'solamente' se han podido alcanzar los 330 kilómetros por hora, aún lejos del objetivo de 1.200.

Eso sí, Maryland, con su aprobación, ha puesto la primera piedra del que está considerado como "el transporte del futuro". Cuando se haga realidad, será la confirmación de que la tecnología y la modernidad nos han superado a todos.