El cambio climático ha llegado para quedarse. Ya no se trata de meras suposiciones sino de datos reales y contrastados. Por poner sobre la mesa solo algunos: el 2016 fue, por tercer año consecutivo, el más cálido de la historia rompiendo el récord de 2015 y 2014, según datos del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA. Por su parte, la elevación del nivel de mar, a consecuencia de este calentamiento, ha sido de 3,2 mm/año, entre 1993 y 2010.

En 2015, 195 países de todo el mundo suscribieron el acuerdo de París, un último intento para frenar el cambio climático, que obliga a sus miembros a eliminar las emisiones de CO2 y de los combustibles fósiles antes de 2050. Si no se cumple y llegamos al año 2100 con unas temperaturas de 3 o 4 grados centígrados más, las consecuencias podrían ser devastadoras: sequías, huracanes, deforestación, derretimiento de los polos, multiplicación de incendios...

Siendo imposible permanecer ajenos a esta realidad, el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, lanza su particular 'grito desesperado' con Después del fin del mundo, una exposición sobre el presente y el futuro de la crisis climática. "Sobre el planeta de 2017, transformado irreversiblemente en el planeta Antropoceno tras dos siglos de intervención del hombre en los sistemas naturales, pero también es una exposición sobre cómo llegaremos al mundo de la segunda mitad del siglo XXI, y sobre la responsabilidad de nuestra sociedad para con las generaciones que nacerán y crecerán en él", como la define su comisario José Luis Vicente.

El objetivo de la muestra, que estará abierta hasta 29 de abril de 2018, no es ser catastrofista. Si es verdad que el mundo tal y como hoy lo conocemos está abocado a cambiar pero también estamos a tiempo todavía de generar un cambio y un pacto para las futuras generaciones. O como bien decía Martín Lutero: "Aunque supiera que mañana el mundo fuera a desmoronarse, de todas maneras plantaría mi manzano".

Intentando aportar su granito de arena a esta concienciación, Después del fin del mundo se compone de ocho instalaciones inmersivas en la sala de exposiciones, una base de experimentación y acción participativa en el espacio público de la ciudad y lo que ha sido bautizado como Ministerio del Futuro, donde se analizará cómo enfrentarnos a lo que está por llegar.

¿Qué especies sobrevivirán a la crisis climática?

La exposición cuenta con un ensayo-instalación del filósofo británico Timothy Morton, padre de la llamada dark ecology

Entre los responsables de estas instalaciones inmersivas están la compañía de teatro documental alemana Rimini Protokoll, que desarrollará una experiencia dramática sobre las especies ganadoras y perdedoras en la crisis climática; el argentino Tomás Saraceno, presenta la agencia espacial del Aeroceno, un proyecto de arquitectura utópica que imagina la atmósfera como un nuevo territorio para la expansión de la humanidad; mientras que los británicos Unknown Fields Division (Kate Davis y Liam Young) propone varias exposiciones al Antropoceno.

Charles Lim presentará su investigación sobre la terraformación de Singapur, un país hecho de arena artificial en guerra contra la subida del mar; la plataforma de fotografía satélite Overview nos enfrenta a una instalación que muestra la nueva piel de la Tierra y el estudio de diseño de ficción Superflux, nos traslada a un apartamento del año 2050.

La Estación Ciudad, en el distrito de Sant Martí, promoverá acciones participativas de la ciudadanía

La exposición cuenta además con un prólogo escénico a cargo del escritor norteamericano Kim Stanley Robinson, figura clave de la ciencia ficción contemporánea; y un ensayo-instalación del filósofo británico Timothy Morton, padre de la llamada dark ecology.

La muestra pondrá al alcance de los visitantes dos espacios laboratorio: la Estación Beta, que acogerá talleres, presentaciones, visitas comentadas y coloquios con los centros científicos, tecnológicos y las universidades de Cataluña; y la llamada Estación Ciudad, ideada por la artista australiana Natalie Jeremijenko y situada en el distrito de Sant Martí. El objetivo primordial de esta estación es fomentar las acciones participativas de la ciudadanía.

El programa se completa con debates de algunos de los expertos e intelectuales más relevantes a nivel internacional para hablar del cambio climático y el futuro que nos espera. Así durante el mes de noviembre se celebrará el ciclo Planeta 2050 con Ricard Solé, Patrizia Ziveri, Xavier Rodó, Frederic Bartumeus, Victoria Reyes García, Paula Casal, Giorgos Kallis y Pau Baizán.