Si una mujer está tratando de concebir o sospecha que puede estar embarazada, suele optar de primeras por pruebas de embarazo disponibles en farmacias y que son fáciles de realizar en casa con una pequeña muestra de orina. Aunque muchos de estos tests de embarazo aseguran tener una efectividad del 99%, es cierto que no son infalibles y que existen factores que pueden provocar lo que se conoce como un falso positivo.

Desde Medical News Today resumen aquellos factores que pueden llevar a un falso positivo:

Líneas de evaporación provocadas por la orina: al tomar una prueba de embarazo a través de la orina en el hogar, es importante seguir las instrucciones de la prueba completamente. Cada marca tiene instrucciones específicas, por lo que es vital seguirlas según se indecan. La mayoría de las pruebas pedirán a la usuario que lea el resultado dentro de los 4-5 minutos posteriores a su realización, nunca más allá de 10-30 minutos. Esto ocurre porque la mayoría de las pruebas de embarazo en orina no digitales mostrarán una línea si una mujer no está embarazada y dos líneas si está embarazada, o un signo positivo o negativo. Si la prueba de embarazo se lee mucho tiempo después del tiempo recomendado, puede dar como resultado un falso positivo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta no es una prueba de que la mujer esté embarazada, sino una línea de evaporación que deja la orina después del tiempo recomendado para leer la prueba.

Embarazo molar: también conocido como mola hidatiforme, es el resultado de un error genético durante el proceso de fertilización que conduce al crecimiento de tejido anormal dentro del útero. Los embarazos molares rara vez implican un embrión en desarrollo y el crecimiento de este material es rápida en comparación con el crecimiento normal de un feto. Solo tienen partes de placenta (no hay bebé), y se forman cuando el espermatozoide fecunda un óvulo vacío. La placenta crece y produce la hormona del embarazo, la hCG. Desafortunadamente, un ultrasonido mostrará que no hay un feto, solo la placenta.

Medicamentos: ciertos medicamentos pueden llevar a las mujeres a tener un falso positivo. Estos medicamentos incluyen aquellos con hCG como ingrediente activo, que a menudo se usa para tratar la infertilidad. También hay que señalar que la mayoría de los medicamentos, consumo de alcohol o drogas no afectan los resultados de los tests de embarazo, como muchos piensan.

Ciertas enfermedades y afecciones médicas: pueden hacer que aumente la hCG de una mujer, incluso cuando no esté embarazada. Estas son los trastornos que afectan la glándula pituitaria y los niveles de hormonas, específicamente en mujeres perimenopáusicas o menopáusicas; enfermedades trofoblásticas gestacionales, que causan tumores en las células que normalmente conformarían la placenta; cánceres de ovario, vejiga, riñón, hígado, pulmón, colon, mama y estómago; hCG 'fantasma', donde los anticuerpos interfieren con el resultado de prueba; quistes en los ovarios, enfermedades del riñón o infecciones del tracto urinario.

Haber tenido un aborto previo: usar un test de embarazo después de un aborto puede ser otra razón para un resultado falso positivo. Una vez que un óvulo fertilizado se implanta en la pared uterina, el cuerpo segrega la hormona del embarazo hCG. Después de un aborto, los niveles de hCG comienzan a caer, pero lentamente durante un período que oscila entre 9 y 35 días. A veces, una mujer puede haber experimentado un aborto involuntario incompleto. Esta condición significa que puede haber tejido del embarazo en el útero que continúa produciendo hCG. Si esto ocurre, puede ser necesaria una cirugía para eliminar ese tejido.