Citroën renueva el C4 Cactus. Llega a España en el primer trimestre de 2018. El coche tiene prácticamente las mismas dimensiones que el Cactus que se vende hasta esa fecha, pero cambian los motores, los materiales del interior y el recubrimiento plástico característico del exterior de las puertas (Airbump lo llama Citroën), que durante los tres años de vida de este coche han hecho que fuera muy sencillo de distinguir.

Durante la presentación de las novedades que se introducen en el Cactus, la consejera delegada de Citroën, Linda Jackson, ha hecho hincapié en que Citroën tiene como objetivo que su marca sea reconocida por la comodidad de sus coches.

Con este propósito, con el de mejorar la comodidad, han introducido tres cambios principales que afectan a los asientos, a la suspensión y a la insonorización del interior.

Los asientos están conformados a partir de ahora con dos capas de espuma superpuestas, una gruesa de mayor densidad y otra fina, sobre la que reposa el cuerpo, de menor consistencia. Los técnicos de Citroën aseguran que con estos nuevos asientos la ganancia en comodidad es notable.

Para la suspensión han introducido unos amortiguadores que resultan más cómodos en oscilaciones pequeñas y que se endurecen progresivamente cuando las oscilaciones son más grandes. Cuando podamos probarlos, analizaremos el resultado que se consigue con ellos.

También se ha incrementado el material insonorizante, para aislar mejor a los pasajeros del ruido del motor y del sonido de rodadura de los neumáticos con el asfalto. Igualmente, se ha incrementado el grosor de las lunas y del limpiaparabrisas, para aislar mejor el habitáculo de los ruidos del exterior, principalmente del viento y de la rodadura de los neumáticos a partir de 100 km/h.

No hemos podido conducir el coche, pero sí nos hemos sentado en su interior. Sobre la comodidad de los asientos no podemos hablar, porque este aspecto de un coche sólo se puede juzgar después de hacer 200 kilómetros de una sentada. Las apariencias pueden ser engañosas. Estos asientos parecen muy cómodos y probablemente lo sean, pero no podemos dar un veredicto. Tampoco podemos contar las sensaciones de los nuevos motores —uno de gasolina de 130 CV y otro diésel de 120— ni de la comodidad de la suspensión ni de la mejor insonorización. Habrá que esperar a que podamos conducirlo.

Lo que sí podemos es juzgar la calidad percibida en el interior y en este apartado no hay duda. El nuevo C4 Cactus emplea mejores materiales que el anterior y en la unidad que hemos visto, también los diferentes ajustes parecían realizados con mayor esmero.

Citroën todavía no ha facilitado los precios del nuevo C4 Cactus, que se fabrica para todo el mundo en la planta que el grupo PSA tiene en Madrid, en el distrito de Villaverde. A finales de octubre de 2017, la versión más económica del C4 Cactus tiene un precio de 14 500 €, con un motor de gasolina de 82 caballos de potencia. La versión más costosa y equipada tiene un precio de 19 950 €, con un motor diésel de 99 caballos. Más información sobre la gama del C4 Cactus con sus precios y fichas técnicas.