El telescopio Hubble de la NASA ha encontrado un planeta caliente ajeno a nuestro sistema solar en el que los astrónomos han descrito que "nieva protector solar". Han descubierto que la gravedad hace que el óxido de titanio se precipite a la tierra de una forma similar a la nieve en la parte del exoplaneta en la que es de noche de forma permanente.

En ese sentido Kepler-13AB, que se encuentra a 1.730 años luz de la Tierra, se comporta de manera similar a nuestra Luna, que siempre muestra la misma cara visible.

Con mucho sentido del humor apuntan a que cualquier posible visitante a ese planeta no podría olvidar su propia protección solar, ya que de día no se cuenta con esa protección y la temperatura en la mitad expuesta a la luz es abrumadoramente caliente.  De hecho, Kepler-13AB es uno de los exoplanetas más calientes conocidos.

Es la primera vez que los astrónomos detectan este peculiar tipo de precipitación en un exoplaneta.

También han comprobado que, a mayor altitud, se registran temperaturas más frías. Era justo lo contrario a lo que esperaban y concluyen que se debe a una forma gaseosa de óxido de titanio que absorbe la luz. 

Estas observaciones corroboran la complejidad de los procesos atmosféricos y climatológicos de los planetas lejanos, y pueden ayudar en un futuro a interpretar qué planetas de tamaño similar a la tierra pueden ser susceptibles de albergar vida.  

* Recreación que compara el tamaño del planeta Kepler-13Ab con algunos de nuestro sistema solar. (NASA, ESA, and A. Feild (STScI))